Elimina la flacidez en tus brazos para siempre con estos ejercicios fáciles para los brazos de murciélago

Para acabar con la flacidez y atreverte con las prendas de tirantes todo el año.

Ejercicios de brazos
Ejercicios de brazosGtres OnlineGTRES

Si quieres saber cómo eliminar la flacidez en tus brazos, este artículo te interesa. Te mostramos tres circuitos de ejercicios fáciles que puedes hacer en casa sin apenas material para terminar con la flacidez en los brazos y atreverte con las prendas de tirantes todo el año. Los brazos de murciélago ya no van a ser para ti un problema. Olvídate: esta no va a ser nunca más la zona de tu cuerpo que revele la edad que tienes.

Elimina la flacidez de los brazos con estas rutinas

Para empezar métele caña al tren superior con el circuito de cuatro ejercicios de la empresaria e influencer Paula Ordovás. Puedes hacerlo en casa con mancuernas o botellas de agua. Deberás aguantar 30 segundos en cada ejercicio y descansar 10 segundos. Después de cada vuelta, descansa dos minutos y realiza el circuito completo cinco veces. Dale al play en el siguiente vídeo para ver cómo hacer correctamente cada uno de los movimientos.

La influencer Coco Constans también nos dejó en su segunda cuenta de Instagram (dedicada en exclusiva al fitness y la alimentación) un vídeo con varios ejercicios para tonificar los brazos mientras fortalecemos además piernas y glúteos. Dale al play a continuación para descubrir cómo hacerlo.

Si hay disciplina que nos ayude a tonificar los brazos esa es el Ballet Fit. En el vídeo de su fundadora, la bailarina Gloria Morales, que te mostramos bajo estas líneas puedes descubrir varios ejercicios que puedes hacer en casa utilizando únicamente una silla. Hacerlos cada mañana puede ser una buena forma de comenzar el día con energía. ¡Dale al play!

Los brazos son una de las zonas del cuerpo que más nos cuesta trabajar a las mujeres y por eso la constancia es esencial para presumir de un cuerpo bonito, fuerte, trabajado y tonificado. Que los brazos no revelen la edad que tenemos está en nuestra mano. Tener unos brazos de bailarina y dejar de lado la flacidez es más fácil de lo que pensamos.