Actualidad

8 cosas que copiaríamos de la boda de Marta Pombo

La influencer se ha casado con Luis Giménez este fin de semana en Cantabria y estos han sido los detalles que más nos han gustado

La influencer se ha casado con Luis Giménez este fin de semana en Cantabria y estos han sido los detalles que más nos han gustado

Publicidad

Marta Pombo y Luis Giménez se han casado este fin de semana en Cantabria en una ceremonia muy rústica plagada de detalles que querríamos copiarles. La influencer optó por un vestido boho firmado por Cauldia Llagostera y se decantó por un maquillaje nude muy discreto y un peinado sencillo de coleta con trenza de espiga.

El ramo de flores por el que Marta Pombo se decantó nos llamó mucho la atención. La joven optó por sencillos girasoles que dieron un toque de color a su estilismo y que guardaron relación con la decoración floral del espacio que escogieron para el convite. Los girasoles simbolizan el sol y el amor, por lo que no nos puede parecer opción más original y acertada.

El coche en el que los novios abandonaron el Santuario de Nuestra Señora de Latas en Cantabria nos ha cautivado por completo. Un Jeep marrón descapotable con asientos en cuero beige que conservaba el aire campestre que envolvió todo el enlace pero que además le sumaba un punto de originalidad y aire vintage.

La simpatía que caracteriza a la pareja explica que decidiesen organizar una tómbola en plena boda. Viajes y packs de ropa de la firma que las hermanas Pombo gestionan fueron algunos de los regalos que pudieron llevarse los ganadores. ¿Verdad que es una idea de lo más divertida?

Publicidad

La discoteca móvil que los chicos montaron en su boda mantuvo animadísimos a los invitados. Muchos de ellos se subieron al escenario y bailaron sin descanso. De esta forma la celebración del enlace se convirtió en una auténtica verbena norteña que dejó a los presentes un muy buen sabor de boca.

El detalle para los invitados fue un complejo vitamínico para la resaca cargado de humor. Los sobres efervescentes de Mano de Santo esperaban sobre la mesa a los invitados. Las chicas recibieron además un set de productos de maquillaje de Mac y Aqua di Parma.Con este gesto los novios lanzaron a los invitados un claro mensaje: la fiesta no pretende tener fin.

Publicidad

La mesa de aperitivos de aire campestre plagada de opciones saludables contó con un montaje muy vistoso y absolutamente 'instagrameable'. Con este detalle los novios hicieron destacar una vez más el carácter rústico de su enlace.

La decoración de la mesa y del espacio en general no pudo gustarnos más. Como decíamos al inicio, el ramo de girasoles de Marta Pombo guardaba relación con los motivos florales que se escogieron para el convite. El resultado fue un escenario cargado de vegetación y color que llenó de alegría la escena.

El carrito de los pajes no pudo despertar más ternura entre los invitados. El surf es una de las pasiones de Luis y esto tenía que verse reflejado en alguno de los detalles de la boda. Por eso, los pajes más bebés fueron trasladados a la iglesia en un carrito de madera con una tabla de surf vintage en miniatura.

Todos y cada uno de los detalles del enlace de Marta y Luis se cuidaron con esmero. El resultado fue sin duda una boda original a la que todas diríamos 'sí, quiero'.