Pablo Durán: «Lolita y yo nos hemos separado de buen rollo»

  • Durán, que participó en el desfile de Emidio Tucci, aclaró su situación sentimental
    Durán, que participó en el desfile de Emidio Tucci, aclaró su situación sentimental

Tiempo de lectura 4 min.

29 de enero de 2015. 08:14h

Comentada
29/1/2015

Durante el desfile de Emidio Tucci en el Circo Price de Madrid, dentro de la Madrid Fashion Show, Pablo Durán, hasta ahora marido de Lolita Flores, nos confirmaba lo que era un rumor insistente: «Sí, estamos separados, y lo hemos hecho de buen rollo, aunque definitivo no hay nada. No sabemos qué pasará mañana, pero a día de hoy sí que estamos separados», confesó. El actor no quiso explicar si siguen conviviendo en la misma casa: «Si estoy buscando piso eso ya son cosas en las que no voy a entrar. Lo hemos intentado arreglar hasta el final y no ha podido ser». Durán no se prodiga en eventos y es la primera vez que acepta trabajar como imagen para una firma de ropa: «Es algo que tenía apalabrado desde antes de mi separación y ha coincidido». Emidio Tucci, la firma de sastrería de El Corte Inglés, ha sido su debut en este ámbito y la verdad es que el traje le quedaba como un guante. Ahora que están separados y, dado que es cubano, sería lógico pensar que pudiera regresar a su país. «Es algo que no me planteo, aunque las medidas aperturistas que están viviendo sean una buena noticia, pero ya me queda poca familia allí, están casi todos fuera».

Pablo Durán y Lolita se conocieron trabajando ambos en la obra de teatro «Ana en el trópico», se casaron el 14 de mayo del 2010, cuando ya llevaban viviendo cinco años juntos. Durante 2014 fue la propia Lolita la que advertía que su matrimonio pasaba por problemas. Los apuros económicos derivados de la falta de trabajo y el negocio textil ruinoso que puso en marcha la cantante con su nombre parece que habrían hecho mella en la convivencia. Durán ni confirma, ni quiere desmentir que esas hayan sido las verdaderas razones, pero sí ha aclarado «que la he querido, la quiero y la seguiré queriendo el resto de mi vida porque mejor persona que ella, yo no la he tenido nunca y tampoco la quiero». Dado que las ofertas como actor no llegaban, Pablo optó por reciclarse en tabernero. Montó un bar, El Compadre, en el barrio madrileño de La Latina, «sí, y no me va mal, lo puse en marcha porque como intérprete no me llegaban ofertas. Igual es que estamos en crisis, tal vez sea que hay poco trabajo o que tal vez, soy muy mal actor y por eso no me llaman». Lolita ahora está de gira junto a su hijo Guillermo Furiase con la obra «La plaza del diamante» y Durán acaba de terminar en Tarancón una película, «El peleador del asiento trasero», del director venezolano Mario Pagano.

El otro invitado sorpresa al «front row» del desfile de Emidio Tucci y recién llegado de Florida, con un color moreno que delata su procedencia, era Colate, al que los trajes le quedan como si hubiera nacido con uno puesto. No creo que con los abrigos maxi se atreviera, pero sí con los trajes de terciopelo, porque si algo tiene el ex marido de Paulina Rubio es mucha soltura mezclada con una educación exquisita. Fue verle y ponernos a hablar de comida, ya que es hermano de Samantha Vallejo-Nágera, jurado en «MasterChef», y eso marca las papilas gustativas. «Es lo que más echo de menos de España, su gastronomía», y, a continuación, era inevitable resaltar la alegría que transmite ahora: «Soy un hombre divorciado, es mi nuevo estado. Gracias a que en Florida las leyes son equilibradas, tengo la custodia compartida y eso hace que ahora disfrute de una flexibilidad para que mi hijo pueda viajar conmigo regularmente con paz y armonía a disfrutar de su familia española, algo que a los dos nos encanta», explica, antes de desmentir algunas de las noticias que salieron tras su separación. «La realidad de mi divorcio es muy diferente de los disparates que he visto publicados. Nuestro convenio económico es de un dinero mío que estaba en una cuenta suya, solucionado ese trámite, firmamos unos acuerdos. Y ahora tengo muchas ‘‘alegrías’’ [tras su divorcio salió con una modelo que se llamaba Alegría, de ahí el juego de palabras], pero lo malo es que me suelen durar poco porque apenas tengo tiempo para dedicarle a una relación y vivo muy centrado en mi hijo. Esa es mi mayor alegría».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs