MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
00:44
Actualizado
  • 1

El «adelanto técnico» de los comicios dejaría en el aire la ejecución presupuestaria

El PSOE «puede tenerlo todo preparado» para retrasar el gasto «con un objetivo electoral», según Ciudadanos

  • La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, junto a su equipo de Gobierno (Foto: Ke-Imagen)
    La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, junto a su equipo de Gobierno (Foto: Ke-Imagen)
Sevilla.

Tiempo de lectura 4 min.

29 de julio de 2018. 19:56h

Comentada
M. G. Q.  Sevilla. 30/7/2018

El relato está escrito y tras él llegarán las elecciones. Pasó la anterior legislatura y el divorcio forzado con IU y los capítulos que se están escribiendo ahora con Cs son similares. «Hemos tenido al PP y Podemos haciendo pinza y poniendo sus intereses por delante de los andaluces», señaló Susana Díaz. «Pinza», una palabra telúrica en los socialistas, paso previo a la convocatoria electoral, como pasó en el 1995 con Chaves. La otra pata de la mesa: la «estabilidad», la confianza. «Lo que quiero, como todo gobernante, es agotar la legislatura. Ésa es mi voluntad, pero no dependerá solo de mí. Algunos están exclusivamente en generar inestabilidad. Nos queda mucho por hacer y lo vamos a hacer», aseveró Díaz. De hecho, queda tanto por hacer que los últimos datos oficiales, de marzo, cifran la ejecución del gasto del Presupuesto en un 25%, algo más de 8.615 millones. El pasado año, también con datos del primer trimestre, era de 7.041 millones. Ya en el segundo trimestre, se llegó a 14.373 millones, en torno al 43%. La tendencia presupuestaria es doblar la ejecución de un trimestre a otro, por lo que este año, en el mejor de los casos, se puede llegar al 50% de ejecución de gasto y en torno a 17.200 millones de euros. Por secciones, Presidencia está en un 19% de las obligaciones; el Parlamento, en casi un 25%; la Deuda Pública, al 54%; o la Cámara de Cuentas, al 25%. Fomento y Vivienda está en un 3,7%; Fomento y Vivienda, en un 10,72%; Medio Ambiente en un 7,5%; y Empleo en menos de un 11%.

El pasado ejercicio, la Junta cifró la ejecución presupuestaria en un 96,4% y en un 54% la de la inversión. Por parte del PP, la portavoz en el Parlamento, Carmen Crespo, denunció la «

parálisis de gestión» del Gobierno de Susana Díaz, que, a su juicio, queda patente en las cifras de ejecución del presupuesto. Según datos de la Oficina de Control Presupuestario, a 31 de diciembre de 2017, es decir, con las cuentas cerradas, había 1.691 millones de las partidas de inversiones reales sin ejecutar, un 43,5% del total.

El socio de investidura del PSOE, Cs, señaló recientemente su insatisfacción por el grado de cumplimiento del Presupuesto. Juan Marín elucubró con que el Gobierno socialista «puede tenerlo todo preparado para gastarlo en el segundo semestre con un objetivo que puede ser de carácter electoral». Antes de la salida de María Jesús Montero al Ministerio, Díaz hizo el gesto de encargarle el Presupuesto de 2019 como prueba de la continuidad de la legislatura. «No hay claridad en el Gobierno sobre si los presupuestos se van a presentar», añadió Marín. «Qué mayor muestra de estabilidad hay para el futuro que negociar unas cuentas para el 2019», insistió el político gaditano antes de colocar a su partido como «garantía» de esa estabilidad. Marín añadió que «no hay inestabilidad» porque «hay Presupuestos» y el Parlamento «ha funcionado con normalidad». Marín indicó que la llegada de Pedro Sánchez «ha cerrado el ‘plan A’ de Susana Díaz» para justificar su «mala gestión», que pasaba por «echarle la culpa» a Rajoy y a la financiación autonómica, cuya reforma el líder socialista «no va a hacer». Marín cuestionó si ahora los dirigentes de la formación naranja son «los malos de la película». «Otra cuestión es que no acepte críticas», dijo, tras señalar que «está buscando una excusa para adelantar las elecciones, el único culpable es Pedro Sánchez». «Que no venga a buscar excusas ni a culpar a nadie», zanjó. Díaz reprocha a Marín lo mismo que achacó en su momento a Maíllo. Este diario adelantó el 15 de junio que «la ficción de un adelanto electoral en Andalucía está cada vez más cerca de convertirse en realidad». Desde hace meses la presidenta Susana Díaz calibra el mejor escenario para una cita con las urnas que le asegure mantener o incluso ampliar su hegemonía. El otoño se había configurado como el mejor momento para impulsarlo, pero fuentes consultadas por LA RAZÓN apuntaron «al mes de noviembre para fijar los comicios». Este periódico adelantó incluso la licitación por parte de la Consejería de Justicia e Interior de los principales contratos relacionados con el proceso electoral que teóricamente toca en marzo de 2019. Entre ellos, el de difusión y procesamiento de los resultados y el del suministro de papeletas.

La posibilidad de un adelanto electoral en Andalucía se demuestra con decisiones como que el Consejo de Gobierno haya ampliado en 3.264 plazas la plantilla docente el próximo curso, con el objetivo de «recuperar los derechos perdidos por este colectivo durante la crisis económica».

Últimas noticias