Revilla y Pardo protagonizan la 40 Matanza del Virrey

El expresidente cántabro asegura en su pregón que en España no hay sólo indignación sino encabronamiento

El vicepresidente del Senado, Juan José Lucas, conversa con el expresidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla durante el acto celebrado en el Virrey Palafox
El vicepresidente del Senado, Juan José Lucas, conversa con el expresidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla durante el acto celebrado en el Virrey Palafox

BURGO DE OSMA- No defraudó a nadie. En medio de un silencio poco común en un pregón, Miguel Ángel Revilla, pronunció un discurso sin papeles y apuntes alguno, que sedujo a los asistentes y provocó sonrisas y carcajadas. Poco antes de iniciar su intervenció y, para abrir boca, declaró a los numerosos asistentes a las Jornadas de la Matanza del Virrey Palafox del Burgo de Osma que «en la sociedad española no hay solo indignación sino encabronamiento». Revilla evocó sus años de infancia y la importancia que tenía en aquella época la matanza, tanto para los pobres como para los ricos y desenmascaró a impostores y farsantes y a quienes exprimen y se aprovechan de los que a su trabajo acuden y con su dinero pagan.

Fue el embajador de Japón, Satoru Satoh, pregonero de las anteriores jornadas el encargado de pasar el testigo a Miguel Ángel Revilla. Entre los asistentes se encontraban el vicepresidente del Senado, Juan José Lucas y algunos nombres destacados del periodims, como José María Íñigo y Andrés Aberasturi, que también fueron investidos matanceros de Honor, al igual que los miembros del equipo «No es un día cualquiera» de Radio Nacional de España y a representantes de la empresa Nufri, asentada en la localidad soriana.

Una distinción que también fue otorgada de manera muy especial al alcalde del Burgos de Osma y presidente de la Diputación de Soria.

Antonio Pardo, visiblemente satisfecho, expresaba a la familia Gil Martínez Soto su profunda gratitud por el honor que se le hacía y deseó, en esta 40 edición de las Jornadas de las Matanzas, una larga vida y muchos éxitos para esta iniciativa a la que tanto debe El Burgo de Osma.

El alcalde de la ciudad de Osma reivindicó también, en su breve pero, muy sentida intervención, y el papel de los empresarios en la creación de empleo y riqueza, además de dar las gracias a los cientos personas que abarrotaban el salón por su presencia allí.