MENÚ
sábado 21 septiembre 2019
01:03
Actualizado

En libertad 12 de los 30 detenidos por los altercados de Barcelona

  • Otra noche de «guerrilla urbana» en Sants
    Otra noche de «guerrilla urbana» en Sants
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

29 de mayo de 2014. 21:42h

Comentada
Barcelona. 28/5/2014

Doce de los 30 manifestantes detenidos anoche por su presunta relación con los disturbios ocurridos en las protestas contra el desalojo de Can Vies quedarán hoy en libertad, mientras los otros 18 pasarán una segunda noche en comisaría y no serán puestos a disposición judicial hasta mañana.

Según han informado fuentes de los Mossos d'Esquadra, ya han quedado en libertado los primeros cuatro detenidos, entre los que figuran dos menores de edad y un joven que sufre una enfermedad neurológica.

A lo largo de esta tarde, la policía catalana tomará declaración a otros ocho detenidos y elaborará los atestados correspondientes para enviarlos al juzgado, tras lo que les irá dejando en libertad con la obligación de comparecer ante el juez como imputados cuando se les cite.

Otros 18 detenidos pasarán una segunda noche en los calabozos de la comisaría barcelonesa de Les Corts y mañana por la mañana está previsto que sean traslados a la Ciutat de la Justicia para pasar a disposición del juzgado de instrucción de guardia.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron anoche durante los disturbios registrados en el barrio de Sants de Barcelona a un total de 30 personas, en el tercer día de protestas por el desalojo y derribo del centro ocupado de Can Vies el pasado lunes. Entre los detenidos hay seis extranjeros y dos menores de edad.

En declaraciones a los medios en el Parlament, el conseller del Interior, Ramon Espadaler, ha reconocido que fue una "noche complicada" en Cataluña, donde se llevaron a cabo 56 concentraciones de protesta, "la mayoría sin incidentes".

Los disturbios más importantes, en Barcelona, se saldaron con 30 detenciones, "todos ellos gente joven, y dos de ellos menores de edad que están en manos ya de la Fiscalía de menores".

El conseller ha relatado además que, entre los treinta detenidos, que se encuentran en dependencias policiales, hay dos de nacionalidad mexicana, dos colombianos, un holandés y uno procedente de Bangladesh.

"Seguiremos siendo estrictos en la contención de expresiones de violencia para seguir haciendo detenciones y combatiendo lo que no es tolerable, que son estas expresiones violentas", ha señalado.

Espadaler ha explicado que desde la Delegación del Gobierno se ofreció formalmente cooperación de la Policía Nacional, que se incorporó a, "como es habitual en casos de este tipo, la protección de los edificios de dependencias del Estado".

"Coordinamos la protección de los mismos y es lo que hicimos ayer. Esos efectivos los dispusimos en esas sedes de dependencias del Estado y es una buena manera de cooperar, lo hemos hecho otras veces y lo seguiremos haciendo", ha insistido.

El titular de Interior ha considerado además que el dispositivo de Mossos d'Esquadra "funcionó coordinadamente": "Todo es mejorable, pero no ha habido descoordinación".

Y de cara a que esta noche se puedan repetir los disturbios, algo que Espadaler ha considerado "probable", ha advertido de que la Generalitat está "ocupada y preocupada para que no vaya a más".

"Llevamos demasiado tiempo con estos disturbios y pondremos todo lo que esté a nuestro alcance para evitarlo. Tenemos la sensación de que este episodio, por mala suerte, no ha acabado: seguimos teniendo toda la previsión de utilizar todos los recursos", ha afirmado.

Es por ello por lo que ha apuntado que se dispone de "todo el dispositivo policial y la infraestructura precisa para responder si hubiera una continuidad de unos episodios que no podemos dar por cerrados".

Según ha informado la Policía de la Generalitat, en principio los cargos contra los detenidos son los de daños, desórdenes públicos y atentado a agentes de la autoridad.

Durante los incidentes, que se iniciaron durante una marcha de protesta por el barrio de Sants, grupos de manifestantes procedieron a la quema de contenedores de basuras, que utilizaron para formar barricadas, y causaron diversos daños en entidades y cajeros de bancos, así como en elementos del mobiliario urbano.

También en el barrio del Guinardó un grupo de personas habría quemado una furgoneta de TMB en protesta por el desalojo de Can Vies, un edificio que es propiedad de la empresa Transportes Metropolitanos de Barcelona.

Además de la manifestación convocada en Sants, más de medio centenar de concentraciones y protestas se celebraron en otros barrios de Barcelona y numerosas ciudades de Cataluña, que tuvieron una asistencia desigual y en la que se registraron pocos incidentes.

En Lleida, los manifestantes lanzaron huevos y pintura ante las sedes de CDC y del PSC, así como a algunos establecimientos, mientras en Tarragona fueron quemados tres contenedores y otros dos en Reus.

Por su parte, el secretario de Organización de CDC, Josep Rull, ha denunciado a través de su cuenta de Twitter el lanzamiento de un contenedor en llamas contra la sede del partido en Terrassa (Barcelona), que provocó la rotura de un vidrio del local y daños en el interior.

El político convergente ha calificado la acción de "fascismo en estado puro".

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs