MENÚ
viernes 19 julio 2019
12:03
Actualizado

«En mi situación, tener una meta y sentirte válido en algo, te llena»

Xavi Vallès, Enfermo oncológico con cáncer de páncreas y peritoneo residente

  • «Es mi reto y lo quiero luchar»
    «Es mi reto y lo quiero luchar» / Miquel González/Shooting
Barcelona.

Tiempo de lectura 5 min.

17 de diciembre de 2018. 09:29h

Comentada
Ángela Lara.  Barcelona. 17/12/2018

ETIQUETAS

Xavi Vallès le extirparon en 2016 un tumor de páncreas y desde enero de 2017 sigue un tratamiento de quimioterapia que forma parte de un ensayo clínico. Ahora, Xavi además aspira a conseguir recaudar el dinero necesario para financiar un ensayo clínico de tumor cerebral infantil.

-¿Cómo se encuentra?

-Me encuentro bien dentro de mi situación y estoy en una fase estable. Tenemos la enfermedad más o menos estabilizada pero continúo haciendo quimioterapia por vía intravenosa una semana sí y otra no y en pastillas cada día. Ahora tengo más semanas de descanso que con anterioridad y también se me redujo la dosis hacia la primavera. A día de hoy no hay fecha final del tratamiento; el objetivo a conseguir es quedarme crónico solo con pastillas. Este tratamiento me provoca una anemia bastante importante; ayer mismo tuve que ir a hacerme una transfusión de sangre porque estaba bastante flojo. A parte de los problemas digestivos que me comporta la enfermedad por la operación a la que me tuve que someter, en la que me extirparon parte del páncreas, el tratamiento en lo que me castiga más es en retención de líquidos y una anemia importante. Es como si estuviera viviendo a unos 4 mil metros de altura. Puedo caminar bastante pero solo con correr unos metros, llego con una taquicardia muy importante

–Usted está participando en un ensayo clínico. ¿Cómo está resultando?

-Por ahora los resultados están siendo muy buenos. Desde el principio he ido bajando valores y reduciendo las lesiones mesurables. Estoy haciendo una quimio con tres medicamentos, dos por vena y uno en pastillas; sino hubiera podido entrar en este ensayo tendría que hacer la quimioterapia tradicional. Estos tres medicamentos funcionan contra el cáncer pero nunca se han probado los tres juntos, al menos en enfermos de páncreas. Dentro del ensayo somos 426 personas de todo el mundo, pero no todos tenemos el fármaco garantizado: puede que te den placebo o que te den fármaco, no se sabe; no lo sabe ni mi propia oncóloga, aunque vistos mis resultados se puede casi asegurar que a mí me están dando fármaco.

-Pese a estos problemas de salud, se ha marcado como objetivo el lograr recaudar fondos para financiar un ensayo clínico de tumor cerebral infantil. ¿En qué momento decidió embarcarse en algo en su situación?

-Inicialmente, cuando estaba muy perjudicado –ten en cuenta que llegué a bajar 20 kilos-, lo pasé muy mal por mis hijos. Pensaba que no quería que mis hijos se quedaran con el recuerdo de un padre así. Ese fue uno de los componentes. Además, siempre he pensado que menos mal que me ha tocado a mí y no a un hijo mío. A eso se une los casos de niños que veo en el hospital. Luego además te enteras de la poca financiación que hay en este ámbito y lo ligué todo para animarme a hacer el proyecto.

-¿Puede ser también que haya una necesidad de marcarse objetivos para seguir luchando y de agradecer o retornar a la sociedad y a la investigación lo que ésta le está dando?

- Efectivamente, yo lo quiero devolver a la sociedad. Y además necesito sentirme útil y válido en la sociedad y ahora, que no puedo hacer mi trabajo, necesito hacer algo. Puedo ayudar pero no trabajar porque además la medicación me irrita mucho y a la mínima que intento entrar en el día a día de mi trabajo, exploto demasiado. En esta situación, tener una meta, una ilusión y sentirte válido en algo te llena.

–¿Cómo espera poder recaudar el dinero necesario para llevar a cabo el ensayo?

-Necesitamos 21 mil euros para el ensayo. Yo me he propuesto hacer 1.200 kilómetros del Camino de Santiago en 17 días y todo lo recaudado a través de crowdfunding irá al ensayo y si hay superávit éste iría a parar a la Casa de los Xuclis de la FANOC. De momento ya hemos juntado 5.500 euros con pequeñas aportaciones. Y es que no me gustaría que viniera una sola persona y me diese todo el dinero; quiero ser un poco embajador de la causa y conseguir pequeñas aportaciones de particulares.

–Además podría conseguir ayuda de la Fundación Gaes

-He presentado mi proyecto a sus becas y espero ser finalista. Voy bastante bien de votos. He estado primero mucho tiempo y ahora estoy segundo. A final de año se acaban las votaciones y a primeros de 2019 determinan a los finalistas y dan los premios a varios de ellos. El año pasado premiaron a siete de los diez finalistas. El jurado decide a quién premia y con qué cantidad , que son mínimo 6 mil euros.

-Lleva casi dos años con quimioterapia. ¿Cómo afronta el reto de completar los 1.200 km del camino?

-Es un reto muy duro para mí. Me voy a preparar al máximo, voy a dejar mi tratamiento para poderlo realizar...Un mes antes voy a para la quimioterapia intravenosa, las pastillas no. Sé que voy a afrontarlo, que me voy a subir a la bicicleta el 16 de mayo, voy a intentar aguantar los 17 días aunque no sé dónde acabaré, pero como un indio herido me voy a subir a la bicicleta día a día. Entreno las semanas que descanso del tratamiento intravenoso, sobre todo gimnasio. Voy a hacer la mayor parte del trayecto solo porque es un paralelismo a la enfermedad: la familia me ayuda mucho y necesito esa ayuda, pero luego el que carga cada día con la enfermedad soy yo. Es mi reto y lo quiero luchar. Uno de los grandes hándicaps de mi situación es también la recuperación del cuerpo. Mis riñones, además, cuando los castigas, también lo notan y tengo la dificultad añadida de la alimentación. He de vigilar mucho lo que como, como evitar los fritos, las grasas y los gases, y además yo por mí haría ayuno muchos días. Tengo apetito pero la digestión es difícil. Así, si hago ejercicio lo que tengo que hacer es ir picando como un pajarito

¿En qué consiste el ensayo que espera financiar?

-Trata sobre unos tumores cerebrales que se llaman epindomoma. Es un ensayo fase dos sobre tres, es decir que es la última prueba que falta hacer en laboratorio. En el caso en que fuera favorable, la siguiente fase, la tercera y última, consistiría en probarlo en niños .

Últimas noticias