MENÚ
miércoles 19 junio 2019
06:37
Actualizado

Una familia denuncia que les echaron de un restaurante de Gerona por llevar un polo con la bandera de España

El restaurante aseguró en un comunicado que la familia se había ido por iniciativa propia después de un comentario de un cocinero.

  • Imagen del restaurante “La Barricona”, que expulsó a una familia por un polo de la banderita de España
    Imagen del restaurante “La Barricona”, que expulsó a una familia por un polo de la banderita de España /

    La Barricona

Tiempo de lectura 2 min.

13 de junio de 2019. 18:23h

Comentada
Antonio Añover.  13/6/2019

Un restaurante de Ripoll, en Gerona, se negó a servir a una familia porque uno de sus miembros llevaba un polo con una banderita de España.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado 8 de junio. La familia llegó al restaurante, llamado La Barricona, dispuesta a comer. Según Dolca Catalunya, el camarero les dijo que no les iba a servir cuando vio que la familia se sentaba y uno de ellos llevaba un polo con una bandera de España. “No nos gusta la bandera (de España), aquí no damos de comer a gente que porta esa bandera”, dijo el camarero.

La familia, que formaba parte de un grupo de excursionistas que visitaba la comarca, tuvo que levantarse y abandonar el local. Pero no todo acabó ahí, uno de ellos publica una opinión del restaurante en internet tras el incidente: “En este restaurante no aceptan a gente que estima la madre Patria española, vergonzoso”, a lo que el restaurante compartió en Twitter la opinión y respondió: “Hoy tuvimos esta visita. Han entendido perfectamente lo que es el rollo. Efectivamente, ‘chusma’”, e hicieron alusión al “antifascismo” y “cooperativismo” en el mismo tweet.

Tras los hechos, el restaurante emitió un comunicado dando su versión de los hechos. Según el comunicado, la familia se fue por su propia iniciativa del restaurante después de que un cocinero les dijera que la vestimenta “le ponía nervioso”. “El excompañero que se acusa en las redes de haber echado de malas formas al grupo hace más de cuatro años que no está dentro del proyecto”, asegura el comunicado.

Desde la empresa aseguran que respetan a todos los clientes con sus ideologías “siempre que no atenten contra la dignidad humana” y que, pese a que la única vez que tuvieron que expulsar del local a algún cliente fue hace años, por llevar esvásticas tatuadas, “volverían a hacerlo”.

Últimas noticias