La carrera electoral por Barcelona da el pistoletazo de salida

La batalla girará entorno a tres ejes: el nacional, ligado al «procés»; la gestión de la ciudad y la proyección internacional de la ciudad

La pugna electoral por Barcelona va ganando terreno a medida que se acerca la convocatoria. A ocho meses para los comicios –son el 26 de mayo–, los partidos empiezan a mover ficha.

La pugna electoral por Barcelona va ganando terreno a medida que se acerca la convocatoria. A ocho meses para los comicios –son el 26 de mayo–, los partidos empiezan a mover ficha de cara a unas elecciones en las que habrá mucho en juego: se librará una batalla en torno al eje nacional –el independentismo busca conseguir una capital internacional como Barcelona para proyectarse mientras el constitucionalismo buscará en Manuel Valls su tabla de salvación– y en torno a la gestión de la ciudad –será un debate que servirá también para contrarrestar la fuerza de Ada Colau–. En las últimas horas, los movimientos y los anuncios se han acelerado en todas las sensibilidades.

Colau

La actual alcaldesa, Ada Colau, repetirá como candidata de los «comunes». Tras su victoria hace cuatro años, Colau se ha enfrentado a una oposición implacable –ha tenido que superar dos mociones de confianza en tres años para poder aprobar los presupuestos– que le ha imposibilitado materializar gran parte de su proyecto y ha sufrido un desgaste exponencial en los últimos meses de mandato, donde se ha empezado a visibilizar las carencias de su gestión. En este sentido, la inseguridad –con el repunte de la delincuencia o los problemas con los «narcopisos»–, o la suciedad –con la reaparición de ratas por toda la ciudad– se han erigido en problemas de primer orden que afectan al día a día de los vecinos. Por este flanco es por el que sus rivales intentarán contrarrestarle en campaña, que también le echarán en cara la erosión de la imagen de la ciudad –como han reflejado algunos indicadores sobre la reputación de grandes capitales–.

ERC

Todavía por confirmar oficialmente –tiene que superar un proceso de primarias–, Ernest Maragall será el cabeza de lista de ERC. En un giro repentino, Alfred Bosch anunció ayer que renunciaba y los republicanos, que siempre han rechazado acudir a estos comicios en coalición como suspira el PDeCat y Carles Puigdemont, han optado por impulsar a Maragall como nuevo cartel electoral. En estos comicios, si no se cruzan por medio unas autonómicas o generales, Esquerra tendrá otra oportunidad para erigirse en la principal fuerza del independentismo –las encuestas, por el momento así lo proyectan–.

Manuel Valls, C's y PP

El ex primer ministro de la República francesa aspirará a la alcaldía de Barcelona. Así lo confirmará el próximo martes en un acto previsto en Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) tras muchos meses preparando y trabajando su candidatura. Su apuesta es una lista «transversal con independientes», algo que tratará de encajar con C's. En abril, cuando anunció su voluntad de concurrir a las elecciones municipales parecía destinado a convertirse en el cabeza de lista de la formación naranja, pero poco a poco se ha ido alejando. Por su parte, el PP se mantiene a la expectativa, aunque también se empieza a dar por hecho que el actual líder, Alberto Fernández, no repetirá como candidato. De esta manera, Valls, que ha participado en las grandes movilizaciones alentadas por Societat Civil Catalana, se convertiría en el principal referente de los votantes constitucionalistas.

PDeCat y las primarias separatistas

El PDeCat designó a la ex consellera Neus Munté como candidata tras un proceso de primarias. Sin embargo, en las últimas horas, ante el anuncio de Maragall y de Valls, ha vuelto a ganar fuerza la posibilidad de presentar a Ferran Mascarell. La primera opción de Carles Puigdemont era Pilar Rahola, pero tras el «no» de la periodista, el ex president promovió a Mascarell, que ahora está como delegado de la Generalitat en Madrid. En todo caso, Puigdemont y el president Quim Torra suspiran por impulsar una candidatura que abarque a todas las formaciones independentistas, algo que se ha encontrado con el rechazo de ERC y la CUP, pero no de la ANC. La entidad separatista apuesta por coaliciones en las principales ciudades, aunque para escoger a los canditatos apoya la primarias impulsadas por el filósogo Jordi Graupera. En este sentido, ayer se sumó un nuevo aspirante a este proceso de primarias: el ex dirigente de la ANC, Adrià Alsina.

PSC

El PSC no se ha movido de su posición, y salvo cambio de última hora, mantendrá a Jaume Collboni como candidato.

CUP

La CUP todavía no ha activado su proceso de primarias para escoger a su cartel electoral, aunque por su Código Ético, no podrán repetir ninguna de las tres concejales que hay ahora.