La Guardia Civil desaloja dos urbanizaciones por el avance del fuego en Madrid

El incendio que afecta a Madrid, y que se inició en Almorox (Toledo), ha arrasado casi 4.000 hectáreas. En Madrid afecta al entorno de Cadalso, Cenicientos, Villa del Prado y Rozas de Puerto Real

Varios vecinos observan una columna de humo en el municipio de Cenicientos
Varios vecinos observan una columna de humo en el municipio de Cenicientos

El primer fuego del verano en Madrid, y parte de Toledo, arrasa 4.000 hectáreas en el entorno madrileño de Cadalso, Cenicientos, Villa del Prado y Rozas de Puerto Real

El incendio que se propaga por las localidades madrileñas de Cadalso de los Vidrios y Cenicientos y parte de la provincia de Toledo ha quemado ya en torno a 4.000 hectáreas, según los últimos datos facilitados por la Delegación del Gobierno en Madrid, y este domingo no podrá ser controlado.

La delegada del Gobierno en la Comunidad, Paz García Vera, ha confirmado a Efe que a los casi 450 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), Bomberos, Guardia Civil, Policía Local, sanitarios, forestales y miembros de la Cruz Roja que ya están actuando se sumarán 40 más de la UME para brindar apoyo en las labores de extinción.

García Vera ha asegurado que las llamas han alcanzado su "punto álgido"debido a la complejidad de las tareas de extinción -por lo que se mantiene activo el nivel 2 del plan de emergencias contra incendios (Infoma)- y que para esta tarde estarán trabajando en la zona un total de 490 efectivos y más recursos aéreos.

También ha informado de que, a excepción de una decena de personas que se alojaban en un camping de Cadalso, el total de evacuados ayer sábado ha podido regresar a sus viviendas, teniendo en cuenta que muchos de ellos volvieron a su primera residencia, en Madrid.

Dos zonas de viviendas desalojas hoy

Mientras, el Comité Asesor del Infoma ha informado de que este domingo se ha realizado dos nuevos desalojos preventivos de las viviendas limítrofes con terreno forestal, la última, la urbanización El Encinar del Alberche, en el municipio madrileño de Villa del Prado, y que los afectados serán atendidos en el polideportivo municipal, y esta madrugada se dasalojaron unas 40 viviendas de la urbanización La Castellana, en Cadalso de los Vidrios, ante el avance del incendio que afecta a ese término municipal. Unos 75 vecinos han sido realojados en el polideportivo de la localidad. El 112 informó la evacuación comenzó hacia las 04.00 horas "debido a la cercanía del fuego que se estaba aproximando a las viviendas", aunque se mantenía a cierta distancia de ella

La jornada del sábado

«Estamos atemorizados. Todo el pueblo está movilizado en la calle», lamentaba ayer Toño, un vecino de Cadalso de los Vidrios mientras observaba la columna de humo situada cerca de su casa. Y es que, antes de ayer, un incendio provocado por causas desconocidas comenzó en Almorox, en Toledo, y se propagó a la Comunidad de Madrid. El fuego, el primero del verano, al cierre de esta edición había calcinado ya 1.300 hectáreas y se había reactivado en la zona de la Peña Muñana, muy cerca de Cadalso y de Villa del Prado.

«Se está reactivando un foco justo detrás de nuestras casas y «estoy en colapso ahora mismo», explicaba Toño a LA RAZÓN, con tono preocupado. Según detalló, la población de Cadalso salió a las calles para sumarse a los bomberos a combatir el fuego con mangueras y cubos. «Estamos mojando todo lo mojable», los campos y las propiedades. «Aún no ha pasado la montaña, pero si pasa estamos perdidos».

El presidente en funciones de la Comunidad, Pedro Rollán, que se desplazó hasta la base de operaciones situada en Cenicientos para seguir de cerca los acontecimientos, declaró que «las condiciones son extraordinariamente complicadas» debido a la «alta temperatura, a una humedad muy baja y al viento» que estuvo cambiando de dirección «a lo largo del día». Por ello, la solución que se tomó desde el Gobierno regional fue incrementar los recursos técnicos y los humanos. Ayer por la tarde estaban desplegados un total de 200 bomberos y retenes de las brigadas forestales de la Comunidad y otras 70 de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

A ello se sumarían más tarde 60 efectivos de la UME y otros 25 retenes regionales. La misión cuenta también con un despliegue de hasta 35 medios terrestres, –24 de la Comunidad de Madrid y 11 de la Unidad Militar de Emergencias–, y 12 medios aéreos, –8 helicópteros de la Comunidad y 4 hidroaviones del Gobierno Central–. Además, se trasladó al lugar un dispositivo de Summa 112 y varios equipos de Cruz Roja, Guardia Civil y Policía Local.

Todos los dispositivos desplegados combatían en la tarde de ayer contra las llamas en dos frentes: uno en el término de Cenicientos y otro en el de Cadalso. Sin embargo, la difícil orografía y la amplitud del terreno dificultaron las labores de extinción de los bomberos.

Los vecinos «no tienen ganas de abandonar sus casas ni de que los desalojen hacia San Martín de Valdeiglesias», decía Toño, como les sucedió ayer a los vecinos de la urbanización de Entrepinos, situada en el término municipal de Cadalso de los Vidrios y junto a Las Rozas de Puerto Real. Tuvieron que dormir en el polideportivo de la localidad, aunque ya volvieron a sus viviendas. Igualmente, a lo largo de la tarde de ayer, se desalojaron de forma preventiva ocho casas ubicadas a las afueras de Cenicientos, donde los equipos de la UME colocaron un cortafuegos para evitar males mayores en caso de que el viento cambie de dirección hacia la localidad, y también se evacuó a 200 personas del cámping de Cadalso de los Vidrios por la cercanía de las llamas.

Asimismo, muchos vecinos que tienen fincas en la zona tuvieron que desalojar a toda prisa a sus animales, perros, caballos, etc, para evitar que se quemaran, y los trasladaron a la plaza de toros del pueblo de Cadalso, la cual, en palabras de un vecino «ahora parece un zoológico». A ello hay que sumar los daños materiales producidos por el fuego. «Hay campos quemados, otros han perdido maquinaria que utilizan para trabajar...».

Por su parte, otro vecino declaró que ayer también ardió el patio de una casa situada en la carretera de Las Rozas de Puerto Real, pero finalmente fue apagada por los bomberos.

Además, los vecinos se quejan de una gran «desinformación» y de la sensación de que hay una «organización pésima» con respecto al sofoco de las llamas. Y es que, según su propia versión, al incendio que se inicio en la zona de la provincia de Toledo llegó primero una dotación de bomberos de la Comunidad proveniente de San Martín de Valdeiglesias. Sin embargo, los bomberos no pudieron actuar al no recibir la autorización del Gobierno de Castilla la Mancha por que el fuego estaba en terreno de otra Comunidad Autónoma. Y fue en ese espacio de tiempo cuando, según dicen, cambió el viento y el incendio forestal de Almorox se propagó a la Comunidad a las zonas cercanas a los pueblos de Cenicientos, Cadalso de los Vidrios, Rozas del Puerto Real y Villa del Prado.

Frente a las hipótesis de los vecinos, fuentes de la Comunidad de Madrid afirmaron que en realidad «el problema fue que el Gobierno de Castilla la Mancha tenía un incendio cerca de Toledo capital, y cuando nos solicitaron ayuda para Almorox, el fuego tenía ya unas dimensiones muy importantes impulsado por el viento, y una gran velocidad de propagación hacia Madrid». Igualmente, las mismas fuentes destacaron que aun se está investigando la causa del incendio, aunque la alcaldesa de San Martíin de Valdeiglesias apuntó en Telemadrid que la causa podría estar relacionada con un cortociurcuito en un poste eléctrico».

El incendio de Cadalso es el más importante ocurrido en la Comunidad de Madrid desde el declarado en Robledo de Chavela yValdemaqueda en agosto de 2012, que fue provocado y arrasó casi 2.000 hectáreas. Sin embargo, esta frontera entre Madrid y Castilla de la Mancha ha protagonizado en el pasado otros incendios similares. Ya en 2003, se propagó uno en Almorox y penetró en la zona sur de la Comunidad obligando a desalojar la urbanización del Encinar del Alberche, de 1.500 chalés. Y también tuvo lugar otro en el año 2013 en el mismo municipio de Toledo. Las fuertes llamas cercaron tres urbanizaciones entre ambas provincias, muy cerca de los términos municipales de Cenicientos y Villa del Prado.