MENÚ
sábado 20 julio 2019
21:17
Actualizado

«Fake news» sobre Menas siembran el miedo en la sierra de Guadarrama

El alcalde de El Boalo teme que haya enfrentamientos ciudadanos y pide a la Comunidad que diga por escrito que no va a enviar a menores extranjeros.

  • Algunas de las críticas que han aparecido recientemente en las redes sociales que asociaban Menas con inseguridad ciudadana
    Algunas de las críticas que han aparecido recientemente en las redes sociales que asociaban Menas con inseguridad ciudadana

Tiempo de lectura 5 min.

27 de abril de 2019. 00:37h

Comentada
Rocío Ruiz.  27/4/2019

ETIQUETAS

En los municipios El Boalo, Cerceda y Mataelpino, donde residen cerca de 7.000 vecinos, hay miedo. Recelan de la llegada de menores extranjeros no acompañados (Menas) y con ellos la inseguridad y la delincuencia. Y todo después de que se difundiera por las redes sociales, desde el pasado 14 de marzo, información sobre el colectivo de menas poniendo en alerta a los vecinos sobre esta posibilidad y de que pudieran ocupar algunos de los pisos que forman parte del Plan de Vivienda Municipal que ha puesto en marcha el Consistorio. El clima de tensión ha llegado a tal punto que el alcalde de los tres municipios, Javier de los Nietos (PSOE), ha recurrido a la Consejería de Familia y Políticas Sociales, a la que ha remitido una carta en la que traslada la «preocupación por la alteración del orden y de la convivencia que se está produciendo entre los vecinos de nuestra localidad debido a una manipulación de la información que desde algunos colectivos locales se está realizando sobre el colectivo de Menas y su posible ubicación en El Boalo».

El origen de todo se encuentra en las declaraciones del regidor del municipio que, en noviembre pasado «hizo unas afirmaciones al hilo de la petición de la Comunidad – que buscaba donde alojar a estos menores– en la que el alcalde se mostraba abierto a ayudar a los inmigrantes que lo necesiten, porque así debe ser desde nuestra postura progresista. No tenemos ningún espacio municipal, pero no nos oponíamos a que, si alguna familia decidiera acogerlos, lo hiciera», manifestó a LA RAZÓN Jesús Redondo, concejal de Desarrollo Local Empleo y Turismo.

Casi al mismo tiempo el Ayuntamiento puso en marcha el Plan de Vivienda Municipal, un proyecto de construcción de viviendas para jóvenes, familias y personas con problemas de accesibilidad en régimen de alquiler. «Ambas cosas se mezclaron y con intencionalidad política y se está generando cierto temor porque la gente piensa que puede haber problemas», dice el concejal de El Boalo.

En las informaciones difundidas en las redes sociales se alerta a los vecinos de que la llegada de estos menores extranjeros va a ser inminente. «Son calificados como delincuentes peligrosos y se vierten sobre ellos todo tipo de falsedades sin ninguna moderación, lo que podría suponer una apología del odio y de la xenofobia», dice el alcalde en la carta que ha remitido a la Consejería y a la que ha tenido acceso LA RAZÓN.

La situación ha llegado a tal punto que el Ayuntamiento ha tenido que organizar charlas informativas y publicar notas para desmentir los bulos. En concreto, desde el pasado 6 de abril, viene realizando jornadas y talleres de sensibilización sobre inmigración y refugiados con testimonios reales de personas que han vivido situaciones dramáticas para sensibilizar a la población. Sin embargo, «la información manipulada está calando tan hondo que puede dar lugar a enfrentamientos y provocar una ruptura social importante. La apología del miedo al diferente en las redes sociales está siendo mucho más potente», dice la misiva.

El regidor de los tres municipios de la Sierra de Guadarrama pide a la consejera de Familia y Políticas Sociales «ayuda para atajar esta campaña de manipulación informativa» y para ello pide que ponga por escrito, a modo de comunicación oficial, argumentos que dejen claro a los vecinos que se está falseando la información de estos grupos en las redes sociales.

Es más, sugiere las ideas que debería expresar en el comunicado la consejera: «Que el Ayuntamiento de El Boalo, Cerceda y Mataelpino no ha puesto ninguna instalación municipal a disposición de la Consejería para el realojo de menores extranjeros no acompañados». Y no sólo eso, también quiere que ponga que «desde la Consejería no se ha iniciado ningún expediente para el traslado de Menas a instalaciones municipales» de los municipios madrileños. Por último, pide que se investiguen los «bulos tendenciosos para generar miedo entre nuestros vecinos» que se están difundiendo a través de las redes sociales para que puedan ponerlo a disposición de la autoridad competente «como se comprometió el presidente Garrido, si hubiera algún indicio delictivo». Además, la inquietud que ha generado la hipotética llegada de menores extranjeros no acompañados a estas localidades de la sierra de Guadarrama ha obligado al alcalde a publicar un bando en el que aclara expresamente que las casas del Plan de Vivienda Municipal previstos no van a ser para dar alojamiento a ninguno de estos jóvenes. «Publicamos este bando para zanjar cualquier duda surgida al respecto (...) El plan va dirigido a nuestros vecinos empadronados, de esta forma queremos aclarar que en ningún caso el proyecto se destina a las políticas de realojo de la Comunidad de Madrid, como desde diferentes foros se está insinuando», expone el documento hecho público.

En relación a la misiva que el alcalde remitió a la Comunidad, un portavoz de la Consejería de Políticas Sociales manifestó tajante que «esta administración nunca ha facilitado el emplazamiento de los menores extranjeros acompañados y nunca lo hará. Con actitudes como la del alcalde –solicitando que se garantice que no se va a enviar Menas al municipio– lo que se hace es criminalizar a menores que han llegado a nuestro país en condiciones complejas en busca de un proyecto de vida. No confirmamos ni desmentimos si irán o no Menas». Es por esto por lo que también se ha criticado «la falsa moral de la izquierda que, por una parte se presenta con el mensaje de “welcome refugees” y luego pide que no se envíe inmigrantes a su municipio». Un ejemplo de ello es el caso del alcalde socialista de Somosierra, que también rechazó Menas por el riesgo de seguridad que, en su opinión, podía generarse.

Centro para Menas conflictivos

La Comunidad de Madrid ha abierto un nuevo centro con capacidad para 26 Menas que presenten dificultades de adaptación social, así como problemas de adicciones con edades comprendidas entre los 12 y los 17 años y con medida de protección de tutela. El centro incluye la acogida y atención para que estos jóvenes que aún no tienen la mayoría de edad consigan su integración social en España. El centro estará atendido por una entidad especializada en la intervención con menores con problemas de conducta.

Últimas noticias