MENÚ
lunes 24 junio 2019
22:35
Actualizado

Sánchez impone su candidato en Madrid

Pepu se enfrentará a Carmena tras vencer en las primarias del PSOE. Fue elegido con el 64% de los votos pero la mitad de los afiliados se quedó en casa

  • El candidato del PSOE al Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández, anoche, tras ganar las primarias
    El candidato del PSOE al Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández, anoche, tras ganar las primarias /

    Alberto R. Roldán

Tiempo de lectura 5 min.

10 de marzo de 2019. 10:22h

Comentada
Nuria Platón.  9/3/2019

ETIQUETAS

La maquinaria de Ferraz ha pasado su rodillo en el PSOE de Madrid y ha impuesto una vez más a un «paracaidista» para encabezar la lista electoral al Ayuntamiento de Madrid. El ex seleccionador de baloncesto, Pepu Hernández, ha logrado más del 50 por ciento de los votos de la militancia socialista de la capital por lo que será quien compita con Manuela Carmena, José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís, a falta de conocer al candidato de Vox, por la alcaldía de la capital el próximo 26 de mayo. Pepu ha obtenido el 64% de los 2.672 militantes que han ejercido su voto positivamente –el 50,51% de un censo de 5.290 afiliados al PSOE en la ciudad de Madrid. En concreto, el candidato «del aparato» ha logrado 1.697 sufragios, lo que supone su candidatura automática si bien la proclamación ha sido provisional.

Por detrás quedan, en número de votos, los aspirantes Manuel de la Rocha, que ha logrado 590 votos (22,35%) y Chema Dávila, que ha obtenido 353 (13,37%). Ha habido también cuatro votos nulos y 28 en blanco. Con todo, según comentaron fuentes del PSOE-M, debido al «buen ambiente» entre los aspirantes a las primarias, no creen que vaya a haber impugnaciones por lo que entre hoy y mañana se hará la proclamación definitiva de Hernández.

Al respecto de los resultados, el secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, que respaldó al ex seleccionador de baloncesto en su presentación oficial como candidato, agradeció su participación a todos los militantes y a los tres aspirantes, con una especial enhorabuena al vencedor. Igualmente, tal y como destacaron tanto Dávila como De la Rocha, sacó pecho por ser «el único partido con voto libre, directo, secreto y en urna. En ninguna otra fuerza política se hace este ejercicio de transparencia y democracia». Más afilado fue Manuel de la Rocha que criticó abiertamente las «filigranas» que hacen otras formaciones para colocar al «elegido» sin «transparencia ninguna».

Tanto De la Rocha como Dávila agradecieron también su participación a los militantes y se pusieron a disposición de Hernández para recuperar la alcaldía de Madrid, con especial mención del segundo en votos a su competidor de quien dijo «debería seguir siendo un gran edil socialista». Precisamente mencionando su «equipo» –que ya demostró en el no debate del pasado día 7 entre los aspirantes que es su palabra favorita–, el ex seleccionador de baloncesto agradeció el respaldo de los socialistas, de su equipo y también de sus rivales, a quienes emplazo a comenzar a construir un «equipo con potencial, talento y capacidad de liderazgo».

«Ahora entramos en una etapa muy importante en la que necesitamos llegar a mas gente, aportar ideas, y vamos a ser muy exigentes con nosotros mismos, porque lo van a ser los militantes y los ciudadanos y tenemos que demostrar que somos capaces de aportar ideas y soluciones a sus necesidades», comentó el ex seleccionador, que explicó que había informado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del resultado de las primarias por mensaje de móvil.

Hernández no quiso entrar en si el respaldo del «aparato» había sido determinante para que venciese en las primarias y se limitó a agradecer el apoyo de los militantes que le habían votado. Tampoco detalló si contará con sus rivales, Dávila y De la Rocha, para formar equipo, si bien señaló que será lo primero que harán ahora, seguido del programa. «He venido a ayudar y si puedo hacerlo, eso ya es una capacidad de liderazgo», insistió el ex seleccionador.

En sus declaraciones a lo largo de la jornada, los tres candidatos a las primarias socialistas se mostrar «optimistas» y convencidos de haber convencido a los militantes de su proyecto para la ciudad. El primero en votar, en la agrupación de Chamartín, fue el veterano Manuel de la Rocha, que se mostró «muy tranquilo» y «confiado» en el apoyo de sus compañeros de partido. En su favor consideró que sumaban sus 40 años de «con las ideas socialistas, con el PSOE», y también «la experiencia municipal, autonómica y política». De la Rocha fue el primero en postularse para ser cabeza de lista del PSOE al Ayuntamiento de Madrid, anunciando su intención de concurrir a primarias el pasado otoño.

El siguiente en «no votar» fue Pepu Hernández que, al no pertenecer al partido no podía participar en el sufragio de los militantes. El ex seleccionador de baloncesto fue el «paracaidista» que, por sorpresa a finales de enero, anunció la dirección nacional que apoyaría para encabezar la lista municipal. En un gesto que no gustó nada a los militantes madrileños, conocidos por su aversión a las imposiciones de Ferraz, el propio secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, fue quien dio su aval a la candidatura de Pepu como independiente. Un respaldo del «aparato» que escenificó, en un gesto muy polémico, expresando su apoyo directo en la presentación oficial de Hernández.

Después dio el paso adelante Chema Dávila, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, que ayer votó en la sede de la agrupación socialista de Centro, donde se mostró «optimista» sobre sus resultados en las primarias. Dávila, responsable de movilidad en el grupo municipal, protagonizó involuntariamente varias polémicas con la dirección del PSOE de Madrid, respecto a la puesta en marcha de Madrid Central –cuando el secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, se mostró partidario de retrasarlo– o los semáforos de la A-5, donde hubo rechazo a los mismos por parte del PSOE-M mientras Dávila defendía la medida en el pleno municipal.

Por último, la psicóloga Marlis González también se presentó como pre-candidata a las primarias aunque finalmente no logró los avales necesarios para poder presentarse a la votación. El primero en presentar sus avales un día antes del fin del plazo fue Hernández, con 531 apoyos. En segundo lugar se situó Manuel de la Rocha con 450 apoyos y, por último Chema Dávila, que logró 370 avales. Todos ellos por encima del mínimo exigido de 266.

Últimas noticias