El fuego pone punto final a las Fiestas de Primavera

Murcia despierta hoy con la resaca del Desfile del Entierro

El catafalco en homenaje al presidente de la agrupación sardinera que tras ocho años deja su puesto
El catafalco en homenaje al presidente de la agrupación sardinera que tras ocho años deja su puesto

Murcia despierta hoy con la resaca del Desfile del Entierro

Al inicio de la madrugada la Sardina ardió en su catafalco después de que las calles de Murcia se llenaran de miles de personas que contemplaron el desfile de su Entierro, en el que con el tema de los cinco continentes participaron grupos de animación venidos de diferentes países, comparsas de carnaval, granaderos y marionetas gigantes.

Detrás, las 23 carrozas de los grupos sardineros que, como manda la tradición, fueron escoltadas por los hachoneros, ataviados con sus túnicas a rayas y sus antorchas. Desde los tronos una lluvia de juguetes para los espectadores más jóvenes. Y el pito como símbolo de la fiesta.

Mientras tanto, la Sardina contemplaba la fiesta en espera de su final. El catafalco, de 14 metros de altura, rindió homenaje al presidente de la Agrupación Sardinera, Gregorio González, que deja su cargo tras ocho años al frente de la Agrupación . La Sardina, que por primera vez fue de color dorado, estuvo coronada por un pito y acompañada de siete sardinas de menor tamaño, así como de un sardinero que representaba la figura del presidente.

Todos ardieron en la gran noche de las Fiestas de Primavera y para celebrarlo, el cielo se llenó de luces y palmeras de colores al tiempo que el ruido de la explosión de la pólvora hacía vibrar la ciudad.

Acabó el reinado del Gran Pez, José María Martínez y Doña Sardina, María Pina quien en su Testamento hizo un satírico recorrido por las acontecimientos que durante el último año acapararon la atención en la Región. La llegada del AVE, el aeropuerto de Corvera, el Mar Menor, el bus turístico o la nieve que cubrió de blanco el paisaje murciano fueron algunos de los temas que en verso destacó la periodista.

El desfile de doña sardina

Desde primeras horas de la mañana los grupos sardineros hicieron sus pasacalles por las zonas más concurridas de la ciudad, repartiendo pitos entre los que se acercaban a contemplarlos. La música animó a los miles de ciudadanos que participaron de la fiesta.

Mientras tanto, las carrozas que por la noche desfilaron en el Entierro eran cargadas con miles de juguetes, balones y espadas para repartir entre la multitud.

Poco después del mediodía Doña Sardina inició el desfile por el espacio sardinero cumpliendo con lo anunciado la noche anterior. «Ningún niño se quedará sin juguete». Desde la calle José Crespo hasta la Plaza Circular la titular de la fiesta repartió alegría y desparpajo entre todos los que se acercaron a verla pasar.

En las barracas el ambiente festivo continuaba. Allí los guisos tradicionales hicieron las delicias de miles de murcianos y visitantes que durante este fin de semana han llenado las calles de Murcia para disfrutar de unos actos considerados Bien de Interés Turístico Internacional.

El Ayuntamiento dispuso ayer de un servicio especial de limpieza para que las calles amanezcan hoy si las huellas de la fiesta que comenzó tras el desfile de Doña Sardina y finalizó tras el Entierro y la quema. También hubo un dispositivo de seguridad en el que intervinieron 367 agentes de la Policía Local. Hoy se clausuran las barracas.