No te podrás resistir al cachemir y la artesanía del diseñador Brunello Cucinelli

El gusto por la calidad y la belleza sublime en las prendas de la firma italiana creada por un visionario duran más de una vida. Desearás sumergirte en su confortable textura nada más verlas.

Brunello Cucinelli
Brunello CucinelliBrunello CucinelliBrunello Cucinelli

Las prendas de Brunello Cucinelli se impregnan del savoir faire de la elegancia italiana. Pero el verdadero amor del joven emprendedor Brunello Cucinelli es el cachemir. Comenzó a florecer cuando vio por primera vez Solomeo, la aldea de origen de su esposa Federica en la que ella regentaba una pequeña tienda de ropa. De ahí nació su idea de elaborar prendas de punto en el lugar donde pudo hacer realidad sus sueños.

La propuesta de Brunello de hacer prendas de punto con este tipo de lana en colores para mujeres fue muy bien aceptada en el mercado. Desde entonces, uno de los tejidos más valorados y nobles del mundo es el sello de su empresa.

Brunello Cucinelli
Brunello CucinelliBrunello CucinelliBrunello Cucinelli

El cachemir de sus creaciones para todo tipo de artículo textil proviene de las cabras de la raza hircus. Material que se empleaba antiguamente como protección natural contra el clima hostil de Asia Central. Las piezas de este excelente hilo están dotadas de una cualidad imprescindible que el cliente más exigente requiere para adquirir sus prendas: la durabilidad que representa su valor y el confort de su tacto suave. La gran esencia de la firma.

Su sede corporativa está situada en un antiguo castillo de Solomeo que el fundador adquirió en el año 1985. Desde allí ha tenido la oportunidad de expandir su negocio y de difundir sus ideales de un nuevo capitalismo: el capitalismo humanista, que se traduce en que, según palabras de Cucinelli “las empresas deben cumplir de la manera más noble con todas las reglas de ética que el hombre ha ideado a lo largo de los siglos. Sueño con una forma de capitalismo moderno humanista con fuertes raíces antiguas, donde las ganancias se obtienen sin dañar ni ofender a nadie, y parte de ella se reserva para cualquier iniciativa que realmente pueda mejorar la condición de la vida humana: servicios, escuelas, lugares de culto y patrimonio cultural”.

Con una firme creencia en la calidad y en la búsqueda incansable de la belleza, Brunello combina lo antiguo y lo moderno, los objetos corporativos y las necesidades humanas en sus productos artesanales de grosor extremadamente reducido en los que las habilidades manuales italianas, la artesanía y la creatividad ejecutada con herramientas innovadoras juegan un papel primordial.

Los artículos de moda perdurables en el tiempo de la familia Cucinelli empiezan su proceso con el redescubrimiento y las mejoras en la artesanía antigua desde la Escuela de Artes y Oficios de Solomeo para la posterior fabricación de patrones, corte y confección de piezas únicas que rara vez bajan de los 700 euros.

Brunello Cucinelli
Brunello CucinelliBrunello CucinelliBrunello Cucinelli