¿Por qué el Adastra es el yate más eficiente y uno de los más espectaculares del mundo?

Para empezar, para su construcción se emplearon cinco años y fueron necesarias las manos de un equipo de más de 350 personas, entre ellos, ingenieros y diseñadores. Así surge el yate más eficiente del mundo.

Este súper yate ha sido considerado también el más espectacular de la historia, siendo galardonado en el año 2013, un año después de su lanzamiento, con el premio al diseño más innovador en los World Superyatch.

El Adastra salió a finales del año pasado a la venta por un precio de 11 millones de euros, una ganga en comparación con lo que invirtió su anterior propietario. Y es que este yate con forma de tridente posee unas características inigualables aún a día de hoy. Como, por ejemplo, la de que todo su sistema informático se puede controlar desde un teléfono móvil.

Tiene ni más ni menos que 42 metros de eslora, 16 metros de manga y una capacidad total para hasta nueve pasajeros y seis miembros de la tripulación. Un trimarán destinado a realizar largos viajes oceánicos sin la necesidad de tener que hacer paradas para repostar, a menos que vayas a dar la vuelta al mundo completa, ya que puede navegar del tirón 18.000 kilómetros o, lo que es lo mismo, 9.000 millas náuticas, en condiciones de plena carga.

También puede presumir de tener la etiqueta de uno de los buques más rápidos, y es que, el Adastra alcanza los 22,5 nudos de velocidad. Esto es posible gracias a la ligereza que le otorgan los materiales en los que está fabricado: fibra de carbono, nido de abeja, fibra de vidrio, kevlar o la resina epoxy diseñadas en su día por la compañía inglesa John Shuttleworth Yacht Designs y por McConaghy Boats. Su interior de lujo, incluido el mobiliario elaborado con panelado ligero acabado en roble, es cortesía de los diseñadores de interiores Jepsen Designs.

Este conjunto de magníficas cualidades requirió de un gran estudio preliminar. El objetivo de los propietarios, en primer lugar, era realizar viajes oceánicos a la velocidad de un trimarán de carreras, y el equipo al mando supo hacer realidad dicho sueño.

A todo lo anterior habría que sumarle el confort del que está provisto el barco. Los huéspedes a bordo del Adastra disfrutarán de su eficacia sin renunciar al lujo de su espacioso y exquisito interior. Los dos camarotes de invitados, los de tripulación y la cocina están ubicados en la cubierta inferior, la cual se divide en dos secciones y aloja hasta nueve pasajeros que tendrán, además, sauna y jacuzzi privado en su dormitorio.

Por su parte, para mayor privacidad, la suite principal se encuentra en la cubierta principal de popa, donde también aguarda un inmenso salón con gran ventanal, en el que hay un área de descanso, un comedor y una estación de navegación.

El Adastra también está provisto de zona de solárium y dos embarcaciones auxiliares, una lancha de cinco metros y otra de tres que se guardan, una en la cubierta de popa, y la otra, en un garaje con puerta abatible que hace las veces de plataforma de buceo.