El yate de Batman revoluciona la feria náutica de Palma

El trimarán de Hanstaiger está inspirado en el famoso “batmóvil”, con un diseño elegante y moderno que se une a una navegación en la que destacan la estabilidad, la velocidad y el máximo confort de la tripulación

Exterior del yate de lujo Hanstaiger X-1.
Exterior del yate de lujo Hanstaiger X-1. FOTO: Hanstaiger

El gran protagonista de la última feria náutica ‘Palma International Boat Show’ ha sido un buque sorprendente que busca revolucionar la industria náutica de lujo, el yate X-1 de Hanstaiger.

Conocido popularmente como el yate de Batman, sus aires futuristas y su diseño moderno nos transportan de lleno a los lujos del multimillonario Bruce Wayne. Un trimarán que está diseñado y fabricado por una empresa alicantina con la intención de ir un paso más allá y crear una obra de arte, no solo una embarcación.

Interior del yate X-1 de Hanstaiger.
Interior del yate X-1 de Hanstaiger. FOTO: Hanstaiger

Su parecido con el “batmóvil” no es casualidad. El hijo pequeño de John Ordovas, fundador de la compañía Hanstaiger, fue el que demandó la creación de este “batyate” de edición limitada, cuyo precio actualmente oscila entre 1,9 y 3,4 millones de euros, dependiendo de los extras escogidos por el comprador.

Pero no todo es diseño, el X-1 es un transporte único en el que se tienen muy en cuenta todos los detalles para asegurar la máxima comodidad de la tripulación, sin olvidar aspectos clave como son la navegación, la seguridad y la velocidad. Y es que, con casi 20 metros de eslora, el yate llega a alcanzar los 20 nudos de velocidad en su versión a vela y hasta los 30 en la motora.

Yate X-1 navegando.
Yate X-1 navegando. FOTO: Hanstaiger

Una casa de lujo sobre el agua

El interior de la embarcación es una delicia en la que destaca su gran luminosidad, gracias a los inmensos ventanales laterales y al techado de vidrio, y la amplitud de los espacios que facilitan la movilidad de los hasta 9 navegantes que pueden embarcar. Con una sala de estar de cerca de 70 m2, los 25 m2 adicionales de extensión de terraza y unos techos de entre 2,3 y 3,2 m de altura, los pasajeros van a poder disfrutar de un espacio poco habitual en este tipo de embarcaciones.

Además de estas estancias, el yate también cuenta con una cubierta “flybridge”, una cocina completamente equipada, varios camarotes, un jacuzzi y un mando de control con dos estaciones de timón y 12 cámaras para vigilar todos los aspectos de esta obra de arte de la navegación.

Control de mandos del yate X-1.
Control de mandos del yate X-1. FOTO: Hanstaiger