Madrid

Madrid llama “chapucera” a la OCDE por el informe PISA

“Exigimos explicaciones por los errores detectados después de pagar 300.000 euros”

La Comunidad de Madrid está molesta con la OCDE tras los “errores” y “anomalías” detectados en el Informe PISA 2018 sobre el rendimiento de los alumnos de 15 años que cuestionan hasta qué punto pueden ser creíbles los datos que se presentan mañana. De figurar entre las comunidades autónomas españolas a la cabeza de rendimiento de sus estudiantes, los resultados detectados en esta edición dejan peor parada a esta Comunidad cuando sólo han pasado tres años y después de invertir 6000.000 euros más en materia educativa.

Publicidad

Hace unas semanas la OCDE ya admitió la existencia de respuestas “inverosímiles” de los alumnos en la prueba de Lectura y decidió retirarla. Tampoco descartó cierto margen de error en la prueba de Ciencias y de Matemáticas, al contaminar los resultados de los exámenes. Y es que no todos los alumnos se han examinado de estas materias y, sin embargo, se les imputa una nota en función de unas variables a partir del resultado obtenido en Lectura.

La cuestión es que la Comunidad de Madrid considera que ha habido una “avalancha de irregularidades” y, aunque ha pedido explicaciones a la OCDE “han sido insuficientes”. Es más, el consejero de Educación, Enrique Ossorio, ayer manifestó que “tenemos derecho a que nos las den den explicaciones, ya que pagamos”.

A la vista de lo ocurrido, Educación ha criticado el “oscurantismo y falta de transparencia a la hora de desarrollar las pruebas de PISA”. Por otro lado, ha criticado la “chapuza” que supone utilizar la prueba de lectura como variable para determinar la nota de Matemáticas o Ciencias teniendo en cuenta que “existen alumnos con gran competencia en lectura pero no en Matemáticas o Ciencias”. Por otra parte, lamenta que prácticamente todo el proceso esté subcontratado y ha criticado que “no existan controles de calidad de las empresas” que se encargan de hacer las pruebas.

Por otro lado tampoco encuentra sentido al hecho de que se hayan unificado las pruebas a todos los países independientemente de si son más o menos avanzados. Como tampoco al sistema adaptativo que tiene, según el cual, “los alumnos con más acierto en el “core” de la prueba de comprensión lectora deben contestar preguntas más difíciles y los que tienen menos, preguntas más sencillas”.

Publicidad

Es por todo esto por lo que Madrid exige “transparencia a la OCDE y explicaciones oportunas sobre todos los errores".