La espectacular imagen de la nevada de Madrid tomada desde el espacio

Las fotografías tomadas por la misión Copernicus Sentinel-2 ayer dan fe del volumen de las precipitaciones caídas incluso 48 horas después de que cesara de nevar

La histórica nevada de Madrid también se ve desde el espacio. La espectacular imagen fue tomada por la misión Copernicus Sentinel-2 ayer, 11 de enero, a las 12:14 CET, y tal es la magnitud de la nieve caída que la imagen parece haber sido tomada en blanco y negro. De hecho, es una imagen en color real, pero la nevada más intensa en 50 años ha cubierto la región, volviendo el paisaje blanco.

Imagen de Satélite proporcionada por la Agencia Espacial Europea de la ciudad de Madrid cubierta por la nieve
Imagen de Satélite proporcionada por la Agencia Espacial Europea de la ciudad de Madrid cubierta por la nieve FOTO: ESA ESA

Puede bajar la imagen en alta resolución en este enlace

La tormenta Filomena azotó España durante el fin de semana, cubriendo partes del país con nieve espesa y dejando a la mitad del país en alerta roja. Madrid, una de las zonas más afectadas, quedó paralizada con el cierre del aeropuerto, la cancelación de trenes y el bloqueo de carreteras.

Aunque esta imagen satelital fue tomada después de que pasó la tormenta, se ve claramente que aún queda mucha nieve, especialmente en las afueras de la ciudad. Por ejemplo, algunas pistas del aeropuerto, que se pueden ver en la parte superior derecha de la imagen, todavía están cubiertas de nieve. Se espera que el inusual clima frío en la Península Ibérica dure hasta finales de esta semana y se pronostica que las temperaturas caerán a –12 ° C. Ha comenzado la carrera para despejar las carreteras para que se puedan entregar suministros de bienes esenciales, como alimentos y vacunas Covid.

Copernicus Sentinel-2 es una misión de dos satélites. Cada satélite lleva una cámara de alta resolución que toma imágenes de la superficie de la Tierra en 13 bandas espectrales. Juntos cubren todas las superficies terrestres de la Tierra, islas grandes, aguas interiores y costeras cada cinco días en el ecuador.