Javier Gandía y Stefko Ivanov, los últimos identificados en la explosión de la calle Toledo

Gandía, albañil de La Puebla de Almoradiel trabajaba en el edificio de enfrente, el ciudadano búlgaro Stefko Ivanov cruzaba la calle en el momento de la explosión

Thumbnail

Uno de los cuatro fallecidos en la explosión de gas que se registró este miércoles en Madrid era Javier Gandía, un albañil de 45 años que trabajaba en el edificio de enfrente del lugar del suceso y vecino de La Puebla de Almoradiel (Toledo), tal y como ha confirmado su alcalde, Alberto Tostado.

Javier, casado y con dos hijos, era obrero de la construcción y era frecuente que se desplazara a Madrid a trabajar, ha explicado el alcalde de La Puebla de Almoradiel, y también ha señalado que tanto la familia del fallecido como la de su esposa son del pueblo, por lo que todos los vecinos están “hechos polvo” por esta “desgracia”.

“Es un tema muy sensible”, ha lamentado Tostado, que también ha indicado que la familia de Javier no conoció la noticia del fallecimiento “hasta última hora” del miércoles y “no sabían dónde estaba”, por lo que ha recalcado que “todo ha sido muy duro”.

Por ello, ha señalado que en estos momentos, el Consistorio está volcado en apoyar a los familiares “dándoles apoyo, porque lo primero es estar con la familia”, toda vez que el cuerpo sin vida de Javier Gandía se encuentra en el Instituto Anatómico Forense de Madrid para practicarle la autopsia.

Así las cosas, ha señalado que la corporación municipal está abordando aún la posibilidad de declarar luto oficial en el municipio.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, también ha mostrado sus condolencias por la muerte de este vecino de La Puebla de Almoradiel a través de Twitter, y ha afirmado que está “consternado ante este terrible suceso”.

Respecto a la otra persona, un hombre, que quedaba por identificar, el ministerio búlgaro de Relaciones Exteriores precisó que uno de sus nacionales, Stefko Ivanov, es otra de las víctimas. El ciudadano búlgaro, de 47 años, era vecino al parecer del barrio de Antón Martín, y estaba sin trabajo, por lo que recibía ayuda social.