El Clásico del 4-M. Del madridismo de Díaz Ayuso a la incógnita de Pablo Iglesias: “No soy merengue”

La candidata de Vox a la Presidencia de Madrid exige la reapertura de los estadios para que puedan volver los aficionados en condiciones de seguridad sanitaria

Isabel Díaz Ayuso y Pablo Iglesias
Isabel Díaz Ayuso y Pablo IglesiasGonzalo Pérez MataEFE

El Clásico que esta noche desde las 21 horas enfrenta al Real Madrid y el Barcelona se presenta casi tan decisivo para la Liga como lo serán las elecciones del 4 de mayo para la vida de los más de 6,6 millones de ciudadanos que viven en la Comunidad de Madrid. Unos comicios en los se enfrentarán hasta seis candidatos con opciones de obtener representación en la Asamblea y que han demostrado en estos años ser grandes aficionados al fútbol.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y la candidata de Vox, Rocío Monasterio, no han ocultado nunca su madridismo. Ambas, según algunas encuestas, están llamadas a gobernar juntas y, al menos en lo que concierne a sus gustos futbolísticos, parecen cercanas. Con motivo del reciente derbi entre el Real Madrid y el Atlético, Ayuso concedió a la LA RAZÓN una entrevista junto al alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, en la que declaraba su amor por el club de Chamartín: En el Real Madrid hay tantos jugadores que son un ejemplo fuera y dentro del campo. Ramos o Zidane pero quizá sobresale Butragueño, sin olvidar a Iker Casillas, quien ahora da su apoyo desinteresado a la educación especial madrileña y ha bautizado un colegio con su nombre”. También recordó la candidata del PP que su mejor recuerdo en un estadio de fútbol lo guarda “por muchos motivos, de la final de la Supercopa de España disputada hace poco más de un año en Arabia Saudí”, así como “cualquiera que haya terminado con una victoria del equipo blanco”.

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de Madrid FOTO: ©Gonzalo Pérez Mata La Razón

La candidata de Vox, Rocío Monasterio, también es una gran aficionada al Real Madrid. Hoy mismo, con motivo del Clásico, ha publicado en su perfil de Twitter un vídeo en el que muestra su apoyo a los de Zidane y avanza su intención de exigir la apertura de los campos de fútbol para que los aficionados puedan volver a sus gradas. “Hoy es día de fútbol y desde Vox queremos exigir la apertura de forma inmediata la apertura de los estadios de fútbol, de las plazas de toros y de todos los espectáculos al aire libre, con las medidas sanitarias necesarias. Hoy juega el Real Madrid, suerte equipazo. ¡Hala Madrid!”.

El candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, es aficionado a la Real Sociedad de San Sebastián. Jugó durante años en ligas de aficionados y era un habitual del antiguo Atocha. Jugaba de 4, reconoció en una entrevista con As, en la que destacó también sus sensaciones cuando el Real Madrid visitaba el estadio donostiarra: “En Atocha fuimos aprendiendo lo que era el fútbol. Cuando venía el Madrid a Atocha empezamos a descubrir unas cosas milagrosas, como que las faltas se podían tirar con efecto. Fue un descubrimiento total, de pequeñito creía que la falta era tirar para romper la barrera. Entonces llegaba Didí y empezaba a colocar el balón por los ángulos. También aprendimos que los jugadores podían moverse de su posición. De repente vino Di Stéfano a Atocha y era un espectáculo que un jugador se pudiera mover por todo el campo”, aseguró.

La incógnita sobre de qué equipo es rodea al candidato de Unidas Podemos a presidir la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias. Señalado por algunas publicaciones como “antimadridista” él nunca se ha pronunciado. Sí fue muy comentado el gesto que tuvo con el presidente de Bolivia, Evo Morales, de regalarle una camiseta del Real Madrid y un balón firmado por Gareth Bale. “El presidente Evo Morales es muy merengue. No es mi caso, pero gracias a un amigo madridista y al propio Real Madrid, le hemos podido traer una camiseta y un balón dedicado por Gareth Bale al que deseamos que se recupere pronto. Ojalá el fútbol acerque a pueblos y a personas”, aseguró entonces con motivo de la visita que el líder de Podemos realizó a La Paz, ciudad en la que condecorado por la Asamblea Legislativa Plurinacional.