Ayuso culpa a la izquierda de querer cambiar los Reyes Católicos por los reyes de Galapagar en los libros de texto

Unidas Podemos culpa a la presidenta regional de “montar una inquisición” con los manuales parecido al de la Alemania nazi

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante la sesión de control de este jueves en la Asamblea de Madrid
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante la sesión de control de este jueves en la Asamblea de Madrid FOTO: Javier Lizon EFE

El “adoctrinamiento” de los libros de texto ha sido motivo de confrontación en el pleno de la Asamblea de Madrid donde la portavoz de Unidas Podemos, Carolina Alonso, ha sido especialmente crítica con la batalla judicial emprendida por el Gobierno de Díaz Ayuso tachándola de ejercer de “censora” y comparando el concepto de la educación que tiene con el de la “Alemania nazi”. “Se ha montado una especie de tribunal de la Inquisición para censurar los libros de texto al más puro estilo de la Alemania nazi”, la ha reprochado.

La presidenta regional ha referido que se ha reunido con los editores esta semana “y no hemos tenido ningún problema y hemos tratado todo con normalidad”, pero también ha sido crítica con los contenidos que se han suprimido del currículo de la Ley Educativa estatal (Lomloe). “Si quitan la memoria, el cálculo o la Historia de la Educación van a tratar a las nuevas generaciones como a cromañones con móvil. Y desde luego quiénes censuran son ustedes porque quitan el legado romano o la hispanidad o evitan estudiar Cervantes en la tierra de Cervantes”.

A juicio de Ayuso, la censura es “regalar el aprobado, la cultura de los porros o de las pagas. Eso es censurar a las nuevas generaciones las oportunidades y probablemente ustedes quieran cambiar a los romanos por los perroflautas, a los Reyes Católicos por los reyes de Galapagar o el derecho romano por el derecho a la ocupación o las sátiras de Quevedo por las de Echenique, pero es que nosotros no queremos eso en los libros de texto”.

La portavoz de Vox, Rocío Monasterio, ha aprovechado la polémica para solicitar la derogación de los artículos de la ley contra la LGTBIfobia aprobados por el PP en 2016, pero Ayuso ha sido clara sobre este asunto. “No encuentro nada que negociar”.