Medio ambiente

Un sistema de garantías de origen para los gases renovables: así es la nueva normativa

El Gobierno ha aprobado un Real Decreto que incorpora criterios de sostenibilidad y de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero

El hidrógeno renovable se obtiene empleando agua, energía renovable, y sin emitir gases de efecto invernadero.
El hidrógeno renovable se obtiene empleando agua, energía renovable, y sin emitir gases de efecto invernadero. FOTO: Andrea Piacquadio La Razón

El Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha impulsado la aprobación en el Consejo de Ministros de un Real Decreto para crear un sistema de garantías de origen para los gases renovables, como el hidrógeno renovable, el biogás o el biometano. Esta nueva normativa permite que tanto las empresas comercializadoras como los consumidores puedan diferenciar estos combustibles del gas de origen fósil.

En paralelo se creará un Censo de Instalaciones de Producción de Gas procedentes de fuentes renovables y un Comité de Productores que velen por el cumplimiento del sistema.

Gases renovables y economía circular

Los gases renovables se generan a partir de residuos y se pueden destinar a todo tipo de usos. La introducción de este tipo de combustibles - más respetuosos con el medio ambiente - en el tejido productivo favorece la economía circular, genera mejoras económicas y contribuye a alcanzar los objetivos establecidos a nivel europeo sobre Clima y Energía de obligado cumplimiento antes de 2030.

Mediante este nuevo sistema de garantías se aporta un valor añadido a determinado tipo de gas en pro de su consumo y permite que tanto productores como comercializadores puedan intercambiar sus garantías de origen de forma totalmente segura y transparente. Con este sistema de garantías de origen - que ya funciona de manera muy similar en las eléctricas - cada MWh de gas 100% renovable dará lugar a la emisión de una garantía de origen que informe acerca de dónde, cuándo y cómo se produjo este gas. Este certificado recoge el volumen de gas y su calidad, ya que diferencia entre hidrógeno obtenido con energía renovable, biometano, biogás u otros gases. El objetivo es fomentar el uso y consumo de este tipo de combustible, más respetuoso con el medio ambiente.

La sostenibilidad como criterio principal

Esta norma trata de revisar y ampliar los criterios de sostenibilidad y reducción de emisiones que ya se aplicaban a biocarburantes y biolíquidos para que su ámbito de aplicación también abarque la biomasa sólida y el biogás utilizado para para usos eléctricos y de calefacción y refrigeración. Aquella energía que proceda de combustibles que no cumplan con los nuevos requisitos no podrá computarse para los objetivos de renovables ni recibir ayuda financiera.

En línea con la Agenda 2030

El Ejecutivo ha establecido en este Real Decreto objetivos concretos para favorecer el uso de biocarburantes y biogás en transportes a partir de 2023 (10,5%) que continuará creciendo hasta alcanzar el 12% en 2026. Además, esta norma tiene en cuenta las contribuciones de biocarburantes avanzados y del biogás en el transporte que serán, como mínimo, del 0,3% en 2023, del 1% en 2025 y del 3,5% en 2030.