La producción mundial de automóviles caerá este año al menos un 20%

En 2019 ya descendió un 5,2%, aunque en España aumentó ligeramente

El ERTE de PSA Vigo incluirá a toda la plantilla, que cobrará el 80 por ciento del salario bruto
VICTOR CAMESELLE / VICTOR CAMESE

La crisis del coronavirus y la posterior depresión de la economía provocará que la producción mundial de automóviles en todo el mundo sufrirá una caída de al menos el 20% respecto a la fabricación registrada en el pasado ejercicio. Algunos expertos estiman que esta proporción puede ser incluso mayor.

El cierre de factorías durante varias semanas en diversos países y el descenso de la demanda por las consecuencias económicas que acarreará la crisis de esta enfermedad son las razones por las cuales no se espera que la producción mundial de automóviles supere los setenta millones de unidades, frente a los algo más de noventa registrados en el pasado ejercicio.

En efecto, la producción mundial de vehículos en 2019 alcanzó la cifra de 91.786.861 unidades, lo que supuso un descenso del 5,2% frente a las cifras de un año antes. El primer productor mundial fue, un año más, China, con 25.720.665 vehículos. Pero el gigante asiático tuvo un retroceso en 2019 del 7,5%. Una proporción que se verá aumentada este año debido al cierre que han tenido las plantas de producción chinas al menos durante un mes.

Estados Unidos fue el segundo productor que, con 10.880.019 unidades, sufrió una bajada del 3,7%. Pero lo peor de la enfermedad está aún por llegar a ese país y se desconoce cuánto tiempo deberán detenerse las plantas productoras en Detroit, capital americana del automóvil, y en otros puntos del país. El tercer productor mundial fue Japón, con 9.684.298 coches y sólo medio punto porcentual de descenso respecto a 2018.

Por lo que se refiere a España, durante el pasado año salieron un total de 2.822.355 automóviles de las diferentes fábricas establecidas en nuestro país. Una cifra ligeramente superior a la de 2018, año en el que se produjeron 2.819.565 unidades. Unas cantidades que, con las factorías paradas actualmente, no podrán repetirse.