Se agrava el brote en Lorca mientras López Miras lo da por «controlado»

Los alcaldes de Lorca y Totana reclaman al Ejecutivo regional «prioridad» en las inversiones

El goteo de contagios registrado en el brote localizado en el Hospital Virgen del Alcázar de Lorca sigue siendo constante, después de que el centro sanitario notificara ayer un nuevo positivos por coronavirus, elevando a 64 el número de afectados entre pacientes, trabajadores y acompañantes. Un dato que se hizo público precisamente después de que el propio presidente murciano, Fernando López Miras, anunciara en una entrevista en el programa Espejo Público de Antena 3 que el brote estaba «controlado». De hecho, al ser preguntado si algo ha fallado, el presidente aseguró que al tratarse de un hospital privado, se ha pedido la colaboración de la dirección del centro, pero defendió que los protocolos del Servicio Murciano de Salud «se han hecho correctamente».

En total, actualmente hay 44 positivos que corresponden a pacientes del centro, 15 a trabajadores y otros cinco son acompañantes de los pacientes. De hecho, según fuentes del Hospital, «se están centrando los esfuerzos en el seguimiento de los pacientes, que no están mostrando sintomatología Covid relevante».

De hecho, a lo largo de la jornada de ayer se pondrían en contacto con las familias de los afectados para transmitirles toda la información posible sobre la situación, tal y como aseguraron desde el centro.

Todo ello en una jornada en la que los alcaldes de Lorca y Totana -ambas en fase 1 junto a Jumilla y con una incidencia de afectados muy superior al resto de municipios-, reclamaron conjuntamente al Gobierno regional que se destinaran más recursos a estos dos municipios para poder paliar los efectos negativos de la crisis del coronavirus.

Diego José Mateos, alcalde de Lorca, y Juan José Cánovas, de Totana, exigieron que todos los esfuerzos de las Administraciones fueran «prioritarios» para estas localidades, al menos, en la recepción de ayudas autonómicas a fondo perdido para los sectores productivos más afectados.

«La hostelería, el pequeño comercio, los autónomos y los sectores que no han retomado su actividad desde marzo necesitan de una sensibilidad especial del Gobierno regional, porque esta situación requiere una solidaridad inmensa y un compromiso».

Respecto al estado de estas localidades, el presidente López Miras reconoció que, por ejemplo en Totana, la situación es «dramática», ya que después de haber tenido una desescalada más lenta con respecto al resto del territorio murciano, ha entrado en Fase 1 durante dos ocasiones más, y recordó que hay en marcha una serie de ayudas como créditos de hasta 100.000 euros a coste cero y más de cinco millones para pagar gastos fijos, impuestos y servicios como la luz y el agua para los empresarios y autónomos.

Con respecto a la ciudad de Murcia, López Miras descartó, por el momento, que se pueda aplicar la Fase 1, porque la tasa es de 170 casos por cada 100.000 habitantes. «En principio la evolución epidemiológica es positiva», algo que también ocurrió en Lorca pero que se ha visto lastrada por el brote en el Virgen del Alcázar.