La convención nómada del PP
La clave para ganar es movilizar al máximo a tu electorado y no incentivar a que lo haga el contrario
foto-autor

La idea es buena. Casado ha diseñado un plan para llegar a La Moncloa que entra ahora en la etapa ideológica. Es el momento de establecer las bases de una alternativa a Sánchez. A esto seguirán los diversos congresos regionales y provinciales para preparar las elecciones municipales y autonómicas. La dirección del PP sabe que el presidente del Gobierno agotará la legislatura. La clave para ganar es siempre movilizar al máximo a tu electorado y no incentivar a que lo haga el contrario. Otro aspecto es que la derrota viene de los propios errores. Es lo que le ha sucedido a todos los inquilinos de La Moncloa. Sánchez ganó a Rajoy no por sus méritos sino por los deméritos de la gestión del PP. La miopía frente a la corrupción y los sucesivos incumplimientos de su programa electoral, teniendo además mayoría absoluta, lo pagó primero en las urnas y finalmente perdiendo la moción de censura. En lugar de dimitir, que hubiera sido lo lógico y responsable, prefirió que el Congreso le expulsara de la presidencia. Es algo que nunca entenderé. Casado sabe que para ganar necesita tener un partido unido, un programa electoral y atacar a su enemigo donde más le duele.

La Convención nómada que ha organizado encara la cita del fin de semana cumpliendo sus objetivos. La presencia internacional está francamente bien, aunque algunos periodistas del centro derecha la consideran insuficiente. Es ese pintoresco complejo que tienen frente a la seguridad y soberbia que presentan los que apoyan al PSOE y Podemos. A la hora de recibir consejos es interesante ver la diversidad de sabios dispuestos a iluminar a Casado. Es lógico que quiera absorber los restos de Ciudadanos, porque tres partidos compitiendo por el espacio del centro derecha es imposible que consigan una mayoría absoluta. Es lo que ha sucedido hasta ahora y todo indica que no cambiará. Las próximas citas electorales no favorecen a Inés Arrimadas y parece probable que su progresiva extinción beneficie a los populares. Con respecto a Vox, tiene que convivir, lo que no es fácil teniendo en cuenta que muchos habían militado u ocupado cargos en el PP. La izquierda política y mediática tiene como objetivo prioritario situar a Abascal y los suyos en el reducto ultra para movilizar a sus votantes y estigmatizar cualquier pacto.