Los «éxitos» de una Cumbre

«He tenido claro que es un conflicto que se saldará, desgraciadamente, con la victoria rusa y las democracias sacrificarán a Ucrania»

Francisco Marhuenda

Todo el mundo dice que la Cumbre de la OTAN ha sido un éxito, aunque no tengo muy claro en que se traduce. La organización ha sido impecable y los líderes mundiales se lo han pasado francamente bien. España ha quedado fenomenal. El apartado de bravuconadas, utilizo el término expresamente, ha dado mucho de sí. La ventaja que tiene la Alianza Atlántica es que cuenta con muchos miembros y consiguen que se multiplique el mensaje. No sería lo mismo que solo Sánchez le dijera a Putin que no ganará la guerra, porque ahora tenemos una actuación coral de presidentes y primeros ministros descalificando al dictador ruso. Es cierto que no sirve para nada, pero es un buen desahogo y pueden regresar a casa con excelentes e ingeniosos titulares en los medios de comunicación. La realidad, siento decirlo, es que el inquilino del Kremlin siente un total desprecio por los dirigentes de la OTAN, porque los considera débiles y cobardes. No los valora. Es bueno recordar que es un experto en inteligencia que fue el director de la KGB, aunque le habían cambiado el nombre, pero eran los mismos perros, aunque con distintos collares.

El autócrata ruso considera que Biden, Macron, Scholtz, Johnson, Sánchez… son una colección de políticos débiles y acomodaticios que están condicionados por las opiniones públicas de sus respectivos países. Ni siquiera pueden aguantar una crisis económica como la actual. La vida de Putin se ha forjado en las penalidades y su escalada hasta el poder costó muchos sinsabores. No es un vástago de las clases medias o altas como los dirigentes de la OTAN. Es duro, cruel e implacable como han sido los zares, los príncipes de Moscovia y los líderes de la Unión Soviética. Cuenta con uno de los mayores arsenales nucleares del mundo, controla su país con mano férrea, no se ha producido ningún conato de rebelión, la economía está resistiendo, su pueblo está acostumbrado a las dificultades y cuenta con un importante apoyo internacional. Por ello, me gustaría que los líderes de la OTAN nos explicaran en qué se basan para asegurar que no ganará la guerra. Desde el primer momento he tenido claro que es un conflicto que se saldará, desgraciadamente, con la victoria rusa y las democracias, como en otras ocasiones, sacrificarán a Ucrania.