Publicidad
Publicidad
Religión

El cardenal Sarah alimenta la polémica sobre Benedicto XVI y el celibato

Asegura que el Papa emérito era conocedor de que sus apuntes serían publicados en formato libro y el entorno de Ratzinger lo niega

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos del Vaticano, el cardenal Robert Sarah, ha insistido en que Benedicto XVI sabía que sus apuntes sobre el celibato sacerdotal serían publicados en formato libro pese a que fuentes del entorno del Papa emérito han negado este extremo. En el escrito, Benedicto XVI defiende el celibato como algo “indispensable” para el sacerdocio.

Publicidad

"Yo afirmo solemnemente que Benedicto XVI sabía que nuestro proyecto tomaría la forma de un libro. Puedo decir que hemos intercambiado muchas comunicaciones para establecer las correcciones. Publicaré esta mañana un comunicado más detallado para establecer la verdad", señaló en su cuenta oficial de Twitter el purpurado guineano.

Este lunes a última hora de la noche en Roma, una fuente del Vaticano muy cercana a Benedicto XVI aseguró en declaraciones a diversos medios de comunicación italianos, entre ellos “Il Corriere della Sera”, que el Papa emérito no sabía que los textos que había escrito junto al cardenal africano Robert Sarah se iban a convertir en el libro “Desde lo más profundo de nuestros corazones” (Fayard) que se ha publicado hoy en Francia. Según trascendió, el Papa emérito, de 92 años y con una salud muy frágil, facilitó al prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Robert Sarah, ciertos escritos sobre el sacerdocio, pero no consintió que fuesen publicados en formato de libro, según la prensa italiana.

Por su parte, el purpurado africano publicó en su cuenta de Twitter tres cartas firmadas por Benedicto XVI que probarían la colaboración de ambos en la redacción de un texto sobre la importancia del celibato, aunque en ningún caso se refiere a la publicación de un volumen firmado a cuatro manos.

En la primera misiva, fechada el 20 de septiembre de 2019, el Papa emérito se compromete a entregarle sus escritos sobre el sacerdocio con atención al celibato, aunque los valora como “insuficientes". “Llegó de forma inesperada su petición de un texto propio sobre el sacerdocio con atención particular al celibato. Así, he retomado mi trabajo y le trasmitiré el texto, cuando sea traducido del alemán al italiano. Le dejo a usted si estos apuntes, cuya insuficiencia siento muy fuertemente, pueden tener alguna utilidad”, señala Benedicto XVI.

Publicidad

En la siguiente misiva del 25 de noviembre, Benedicto XVI da su consentimiento para publicar el texto "en la forma prevista" por el cardenal Sarah sin que quede especificado cuál era el formato elegido. Y en la última carta del 12 de octubre confirma que le trasmite toda la documentación preparada por él.

La publicación por adelantado de ciertos párrafos del libro por el diario francés “Le Figaro” ha generado cierta polémica porque atribuían a Benedicto XVI ciertas consideraciones sobre la “imposibilidad” para los hombres de haber contraído matrimonio y celebrar la eucaristía en un momento en el que se espera que Francisco publique la exhortación apostólica tras el Sínodo de la Amazonía en la que valorará la ordenación de hombres casados de fe probada y alta consideración en su comunidad para esa región, los conocidos como “viri probati”.

Publicidad

"El estado civil concierne al hombre en su totalidad, y dado que el servicio al Señor exige igualmente el don total del hombre, no parece posible lograr ambas vocaciones simultáneamente", señaló supuestamente Benedicto XVI.

"Creo que el celibato comporta un gran significado en tanto que se abandona un posible dominio terrestre y un círculo de vida familiar; el celibato se convierte al mismo tiempo en algo verdaderamente indispensable para que nuestro enfoque hacia Dios pueda seguir siendo la base de nuestra vida y expresarse concretamente. Esto significa, por supuesto, que el celibato debe penetrar todas las actitudes de la existencia con sus demandas", habría valorado el Papa emérito.

“Celibato no es dogma”

Por su parte, el director editorial del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, Andrea Tornielli, valoró el libro del Papa emérito Benedicto XVI y del prefecto de la Congregación del Culto Divino, el cardenal Robert Sarah, como una "contribución sobre el celibato sacerdotal en obediencia filial al Papa". En su editorial recuerda que el celibato "no es un dogma", pero aclara que Francisco ya "se ha expresado varias veces sobre el tema que plantean en el libro el Pontífice emérito y el purpurado".

"En octubre de 2019 se celebró el Sínodo sobre la Amazonía y se debatió el tema. Como se puede ver en el documento final, hubo obispos que pidieron la posibilidad de ordenar sacerdotes a diáconos permanentes casados --manifiesta--. Sin embargo, llama la atención que el 26 de octubre, en su discurso conclusivo, el Papa, después de haber seguido todas las fases de las intervenciones y de la discusión en el aula, no haya mencionado en absoluto el tema de la ordenación de los hombres casados, ni siquiera haciendo una alusión".

De este modo, precisa que "el celibato sacerdotal no es ni jamás ha sido un dogma" ya que se trata de "una disciplina eclesiástica de la Iglesia latina que representa un don precioso, definido de este modo por todos los últimos Pontífices".

En este sentido, Tornielli da cuenta de que la Iglesia Católica de rito oriental "prevé la posibilidad de ordenar sacerdotes a hombres casados" y también explica que "para la Iglesia latina han sido admitidas excepciones precisamente por Benedicto XVI en la Constitución apostólica 'Anglicanorum coetibus' dedicada a los anglicanos que piden la comunión con la Iglesia católica, donde se prevé 'admitir caso por caso al orden sagrado del presbiterio también a los hombres casados, según los criterios objetivos aprobados por la Santa Sede'".

Publicidad

7 AÑOS DE LA RENUNCIA

El próximo 11 de febrero se cumplirán siete años desde el anuncio de la renuncia de Benedicto XVI al ejercicio del ministerio papal y su promesa de vivir en retiro y oración y guardar silencio. Algunos expertos han interpretado la publicación del libro como una estrategia del ala de oposición más conservadora para frustrar el plan del Papa Francisco para solventar el problema de la falta de sacerdotes en la Amazonía, un territorio de más de 7.000 millones de kilómetros cuadrados donde las comunidades indígenas pueden pasar meses sin el acceso a la eucaristía.

Tras el Sínodo sobre la región Amazónica, los obispos de todo el mundo aprobaron por amplía mayoría la posibilidad de que los “viri probati” sean ordenados para asegurar los sacramentos.

En todo caso, Francisco ha dejado claro en varias ocasiones que no está de acuerdo con el celibato opcional, pero durante la rueda de prensa celebrada en su viaje de regreso de Panamá tras la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), sí dejó abierta la puerta a conceder la ordenación sacerdotal a hombres casados en lugares recónditos con pocos sacerdotes como las islas del Pacífico o la Amazonia.