Salud

Los riesgos neurológicos de dejar más de una hora el móvil a tu bebé

Su presencia en el dormitorio se asocia a trastornos elevados del sueño y dificultades emocionales y conductuales

Los dispositivos digitales se han convertido en una parte fundamental de nuestro estilo de vida en los últimos años, y su presencia continua junto con sus malos hábitos de uso pueden tener un efecto perjudicial en el desarrollo y el bienestar psicosocial de los niños.

Publicidad

Un nuevo estudio del Hospital KK de Mujeres y Niños (KKH), junto con la Universidad Nacional de Singapur (China), publicado en el "Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics" descubrió que la primera exposición antes de los 18 meses de edad a dispositivos moviles, como teléfonos inteligentes, tabletas, consolas de videojuegos, televisión, etc, y su presencia en el dormitorio se asocian a trastornos elevados del sueño y dificultades emocionales y conductuales (EBD, por sus siglas en ingles) en niños en edad preescolar con trastornos del desarrollo neurológico (como autismo, retraso del lenguaje, retraso del desarrollo global y trastornos del aprendizaje).

"Aunque este estudio se realizó en niños con este tipo de trastornos, los resultados de este trabajo son aplicables a la población general, y están alineados con la evidencia existente de anteriores que se han realizado en niños con desarrollo típico", comenta el Dr. Mae Wong, consultor senior del Departamento de Desarrollo Infantil, del hospital KK, quien dirigió la investigación.

Realizado entre 2015 y 2017, el trabajo analizó a 367 niños en edad preescolar en Singapur de entre dos y cinco años con trastornos del desarrollo neurológicos. Utilizando la información aportada por el cuidador, los investigadores exploraron las relaciones entre el uso de la pantalla de los niños y los hábitos de sueño, y las dificultades emocionales y de comportamiento.

Los resultados clave del estudio :

- Edad de exposición a la pantalla: más de la mitad (52%) se expuso a pantallas y comenzó el uso de la pantalla a la edad de 18 meses o antes.

Publicidad

- Dispositivos de pantalla en el dormitorio: más de la mitad (57.7%) tenía, al menos, un dispositivo de pantalla en sus dormitorios.

- Tiempo de pantalla: la mayoría (93.9%) de los niños excedió el límite de 1 hora del tiempo de pantalla, promedio diario recomendado por la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP).

Publicidad

- Problemas de sueño: la mayoría (72,3%) de los niños tenían problemas de sueño elevados informados por los padres.

- Dificultades emocionales / conductuales: casi el 60% (59,9%) de los niños tenían dificultades emocionales y/o conductuales clínicamente elevadas informadas por los padres.

- Uso de la pantalla de los padres: el mayor uso de la pantalla en los niños en edad preescolar se asoció con los padres que tienen un mayor uso de la pantalla, y que tienen menos probabilidades de tener reglas sobre el uso de la pantalla.

"Hay una asociación clara entre la primera exposición a la pantalla antes de los 18 meses de edad y la presencia de uno o más dispositivos de pantalla en el dormitorio, con problemas de sueño, peor calidad del sueño y más EBD. Además, los niños que ambos factores de estilo de vida tuvieron más problemas de sueño y EBD que aquellos que experimentaron un solo factor de estilo de vida ", explica el Dr. Wong.

En comparación con los niños con desarrollo típico, los niños con trastornos del desarrollo neurológico tienen un mayor riesgo general de problemas de sueño, EBD y resultados de desarrollo más pobres. "Dado que este grupo de niños también tiene más dificultades para desconectarse del uso de la pantalla, posiblemente debido a la naturaleza atractiva y repetitiva del contenido de la pantalla, un mayor uso de la pantalla puede exacerbar aún más estos problemas", subraya el Dr. Wong.

RECOMENDACIONES PARA PADRES Y CUIDADORES

-Estar alerta a posibles asociaciones de salud perjudiciales entre estos malos hábitos de uso de la pantalla.

Publicidad

- Modificar el entorno familiar y el estilo de vida familiar para fomentar el uso de pantallas interactivas y reguladas con la participación de los padres para aprender y jugar.

- Retrasar la primera exposición del niño a los dispositivos de pantalla a más de 18 meses de edad.

- Adherirse a las pautas establecidas sobre el uso saludable de pantallas para mitigar los efectos negativos sobre la calidad del sueño de los niños, y la función y desarrollo emocional y conductual.