Inmunoterapia contra las migrañas más resistentes

Los pacientes ven disminuidas a la mitad las crisis y se reduce el consumo de fármacos

De los más de millón y medio de españoles que conviven con la migraña, 15.000 podrán beneficiarse de un nuevo abordaje basado en la inmunoterapia para reducir sus crisis. “Consiste en la utilización de anticuerpos monoclonales, que son proteínas biológicas producidas mediante tecnología de ADN recombinante en células vivas in vitro, que se han diseñado para bloquear de forma selectiva la unión del péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP) con su receptor. Éste es un neurotransmisor ampliamente distribuido en el sistema nervioso, particularmente en estructuras anatómicas implicadas en la fisiopatología de la migraña, incluyendo el sistema trigéminovascular”, explica Belén Sánchez Marín, neuróloga del Hospital Quirónsalud Zaragoza, que es uno de los primeros centros de España en administrar fuera de ensayo clínico este fármaco.

Los primeros pacientes que pueden optar a esta opción terapéutica son aquellos con más de ocho crisis al mes. Aún así, como explica Sánchez Marín, “es difícil precisar cuál es el prototipo del paciente respondedor. En los ensayos publicados, y en nuestra experiencia de uso en la “vida real” con erenumab, hay un grupo de hiperrespondedores, otros con nivel de respuesta medio y otros pacientes con nula respuesta. El problema es que, a día de hoy, no se ha publicado ningún factor predictivo de respuesta, por lo que sólo queda demostrarlo en cada paciente empíricamente”.

¿Quién se beneficia?

Al tiempo, se considera que todos los pacientes con migraña crónica y hasta “el 40% de los que sufren la variedad episódica serían candidatos a iniciar un tratamiento preventivo que intente reducir el impacto de la enfermedad y la discapacidad que produce la migraña”, como recalca la neuróloga del centro maño. Además, no se han descrito interacciones relevantes con la inmunoterapia para la migraña. “Ello representa una gran ventaja ya que, en la migraña, por la comorbilidad asociada y el uso excesivo de medicación. En el caso de Erenumab, la reducción a la mitad de los días de migraña cada mes, en aproximadamente un 40% de pacientes con migraña crónica y un 50% de pacientes con migraña episódica”, subraya Sánchez Marín. En los ensayos con erenumab se aprecia una importante mejoría en las escalas que miden el deterioro físico e impacto de la migraña en las actividades diarias, y un menor consumo de medicación antimigrañosa.

Una de las ventajas de esta terapia es que su diseño es ad hoc para afrontar uno de los desdencadenantes de los dolores pusátiles asociados a las crisis. “La evidencia sugiere que, durante la migraña, las neuronas del ganglio de Gasser liberan CGRP desde las terminaciones nerviosas localizadas dentro de las meninges. Este CGRP luego se asocia y activa a los receptores de CGRP alrededor de los vasos meníngeos, como si de un “interruptor” se tratara, lo que causa vasodilatación, y desencadena el dolor. La inmunoterapia bloquea la unión entre CGRP y dichos receptores, y se consigue que no se active dicho “interruptor”, detalla la neuróloga del Hospital Quirónsalud Zaragoza, donde 75.344 personas (un 9,2% de la población) padecen migraña.

En la actualidad, el botiquín cuenta con dos opciones: “erenumab y ealcanezumab son los anticuerpos monoclonales que ya han llegado a España, que bloquean esta unión. El primero se une al receptor de CGRP y el segundo a CGRP”, apunta Sánchez Marín.