“El Covid ha paralizado el «screening» del cáncer de mama y esperamos un repunte de nuevos tumores”

Isabel Rubio ha sido nombrada presidenta electa de la Sociedad Europea de Cirugía Oncológica, convirtiéndose en la primera mujer que accede al puesto

Isabel Rubio es directora del Área de Patología mamaria de la Clínica Universidad de Navarra
Isabel Rubio es directora del Área de Patología mamaria de la Clínica Universidad de NavarraConnie G. SantosConnie G. Santos

Con una larga trayectoria a sus espaldas, Isabel Rubio, directora del Área de Patología Mamaria de la Clínica Universidad de Navarra, ha sido nombrada presidenta electa de la Sociedad Europea de Cirugía Oncológica.

-¿Qué supone esta nueva etapa?

-Es un orgullo y supone un gran reto porque este organismo da cabida a todos los países, pero en Europa la legislación y la formación de especialistas son diferentes.

-¿Cuál es el principal desafío al que se enfrenta?

-El objetivo de esta sociedad es intentar homogeneizar las carencias que tenemos en cuanto a la formación de especialistas en cirugía oncológica. Creo que es fundamental que exista una subespecialización en cirugía oncológica.

-¿En España la hay?

-No. El cáncer lo operan diferentes especialidades, pero no hay ninguna formación específica en cirugía oncológica según los órganos a los que afecte, que es lo deseable para que se alcancen los máximos estándares de calidad.

-¿Qué proyectos tiene para solventarlo?

-Hemos formado una plataforma junto con otras sociedades europeas que se llama BRESO (www.breastsurgeoncertification.com) y que consiste en una certificación de cirujanos de cáncer de mama. Con ella tratamos de que, cuando un especialista termina su cirugía general pueda especializarse durante dos años en una unidad de cáncer de mama dentro de Europa para lograr una formación específica.

-Es la primera vez que una mujer preside la Sociedad Europea de Cirugía Oncológica. ¿La Medicina de alto nivel sigue siendo un espacio masculino?

-En Medicina el porcentaje de mujeres ya supera al de hombres, pero las especialidades quirúrgicas son predominantemente masculinas, que ahora sea yo la primera mujer es el reflejo de nuestra irrupción. Espero que esto poco a poco vaya cambiando y deje de ser noticia.

-¿Cuáles son los impedimentos que se encuentra la mujer?

-Hay varios. El tema es más complejo que el simple hecho de tener hijos, pero sin duda la armonización de la vida familiar tiene mucho que ver. Todavía hay rasgos de discriminación en algunos ámbitos, aunque ya es algo más anecdótico.

-El hecho de que usted lidere una sociedad científica a nivel europeo significa que la Oncología española tiene un buen reconocimiento internacional?

-Es un reflejo de que España empieza a estar bien posicionada y es un referente en las especialidades quirúrgicas. Pero creo que la cirugía oncológica en concreto debería ser más visible en Europa y acceder a un mayor número de puestos de peso como ejemplo del buen nivel que tenemos.

-¿Qué debemos mejorar?

-En España nos falta tener una subespecialización en cirugía oncológica y otra tarea pendiente muy importante es que no existe un registro nacional de tumores y eso es un gran problema porque sin él resulta muy complicado analizar si lo estás haciendo bien o mal.

-Dirige el Área de Patología Mamaría de la Clínica Universidad de Navarra. ¿Cómo ha afectado la pandemia?

-Ha supuesto la paralizacion del «screening» del cáncer de mama y provocado que muchas mujeres no acudan al hospital por miedo al virus a pesar de notar un bulto. Es clave que ante cualquier sospecha, a pesar de la pandemia del coronavirus, la mujer inicie todos los procedimientos de posible diagnóstico y tratamiento de cáncer de mama.

-¿Esperan un repunte de tumores?

-Sí, porque los tumores no han dejado de producirse. La cuestión es si ese retraso en el diagnóstico es suficiente como para impactar en el resultado oncológico.

-¿En qué ha cambiado el abordaje del cáncer de mama en los últimos años?

-Tenemos un gran abanico de opciones que nos permiten afinar el tratamiento para obtener la máxima eficacia oncológica pero con los menores efectos secundarios. Es la medicina personalizada.

Apasionada de su profesión, basta hablar con Isabel Rubio para darse cuenta de que lo suyo es vocacional, lo que le permite tratar al paciente con la empatía y el cariño que le otorga la experiencia. Su intachable trayectoria internacional le hará compaginar en los próximos años la presidencia de la Sociedad Europea de Cirugía Oncológica con la de la Sociedad Europea de Especialistas en Cáncer de Mama, dejando el listón de la oncología española en lo más alto.