España e Inglaterra y Gales, los países con mayor exceso de mortalidad por la Covid-19

El mayor exceso de mortalidad por la Covid-19 se ha registrado en España e Inglaterra y Gales, según un estudio publicado en “Nature Medicine” en el que se han analizado los datos de 19 países europeos, Australia y Nueva Zelanda.

Estos países registraron entre mediados de febrero y mayo, aproximadamente 100 muertes de más por cada 100.000 personas, es decir, un aumento relativo del 37% (30-44%) en Inglaterra y Gales y del 38% (31-45%) en España.

Bulgaria, Nueva Zelanda, Eslovaquia, Australia, República Checa, Hungría, Polonia, Noruega, Dinamarca y Finlandia experimentaron cambios en la mortalidad que oscilaron entre posibles pequeñas disminuciones a incrementos del 5% o menos en ambos sexos. Los efectos en la mortalidad de la pandemia COVID-19 reflejan las diferencias en qué los países han manejado la pandemia y la resiliencia y preparación de la atención sanitaria y social de sus respectivos sistemas.

Hasta la fecha, la Covid-19 ha causado más de 1 millón de defunciones directamente relacionadas por infecciones del SARS-CoV-2 en todo el mundo. Sin embargo, los efectos indirectos de la pandemia y las respuestas a ella a través de vías sociales, económicas, ambientales y sanitarias también pueden ser sustanciales. Comprender el impacto total de la pandemia en la mortalidad es importante para evaluar su impacto total en la salud pública y las respuestas políticas.

Majid Ezzati y su equipo utilizaron datos semanales sobre registros de muertes desde 2010 hasta mediados de febrero de 2020 de 21 países para crear un modelo que podría predecir cuántas muertes habrían ocurrido si no hubiera habido una pandemia de COVID-19. Compararon esta cifra con las muertes reales reportadas en los países estudiados para calcular el exceso de muertes que resultaron de la pandemia, ya sea por la Covid-19 u otras causas.

Los autores estiman que se han producido 206.000 muertes adicionales (entre 178.100 y 231.000) como resultado de la pandemia en estos 21 países, con las cifras más altas de mortalidad por todas las causas por cada 100.000 personas en España, Inglaterra y Gales, Italia, Escocia y Bélgica. Los autores encontraron que el número de muertes en exceso para hombres y mujeres fue similar, con 105,800 muertes en hombres y 100,000 muertes en mujeres.

Los autores concluyen que las diferencias en la mortalidad entre los 21 países reflejan la variabilidad en las características de las poblaciones, las respuestas políticas a la pandemia, la preparación de los sistemas de salud pública y el alcance de los sistemas de atención. Argumentan que, además de suprimir la transmisión, la construcción de vías de atención integradas para permitir la clasificación y la atención adecuadas para las personas con problemas de salud a largo plazo será importante para minimizar las muertes resultantes tanto directa como indirectamente por la pandemia en curso. Para lograr esto, los países pueden necesitar reasignar y expandir los recursos de salud, particularmente en entornos en los que ha habido una inversión insuficiente en los sistemas de atención social y sanidad, sugieren.