Un bajo nivel de vitamina D deteriora los músculos y aumenta la fragilidad

Existe una clara relación entre la deficiencia de vitamina D y la capacidad oxidativa del músculo esquelético, según los investigadores

Alimentos que contienen Vitamina D
QUIRONSALUD
20/01/2021
Alimentos que contienen Vitamina D QUIRONSALUD 20/01/2021QUIRONSALUD QUIRONSALUD

Hace meses que la vitamina D se ha convertido en uno de los compuestos más determinantes para la salud, debido a su prometedor potencial frente a la Covid-19. Sin embargo, la deficiencia de vitamina D no sólo aumenta el riesgo de Covid-19 grave, sino que también puede perjudicar la función muscular debido a una reducción de la producción de energía en los músculos, tal y como ha confirmado un estudio realizado en ratones y publicado en el la revista científica “Journal of Endocrinology”.

En concreto, los ratones con deficiencia de vitamina D presentan un deterioro de la función mitocondrial del músculo, lo que puede tener implicaciones en la función, el rendimiento y la recuperación muscular. Esto podría sugerir que la prevención de la deficiencia de vitamina D en los adultos mayores podría ayudar a mantener una mejor fuerza y función muscular y reducir el deterioro muscular relacionado con la edad, pero se necesitan más estudios para confirmarlo.

La vitamina D es una hormona bien conocida por su importancia para mantener la salud de los huesos y prevenir el raquitismo y la osteoporosis. De hecho, durante los últimos años se ha confirmado que la deficiencia de vitamina D afecta hasta el 40% en las poblaciones europeas y se ha vinculado a un mayor riesgo de padecer varias afecciones, entre ellas la Covid-19, pero también algunos tipos de cáncer y la diabetes. Aunque estos estudios informan de una asociación más que de una causalidad, los beneficios de los suplementos de vitamina D son ahora un importante tema de debate sanitario, hasta el punto de que múltiples estudios también han relacionado los niveles bajos de vitamina D con la falta de fuerza muscular, sobre todo en las personas mayores. El músculo esquelético nos permite movernos voluntariamente y realizar actividades cotidianas. Es esencial que tengan suficiente energía para impulsar estos movimientos. Unos órganos especializados de las células, llamados mitocondrias, convierten los nutrientes en energía para satisfacer esta demanda.

El doctor Andrew Philp y su equipo del Instituto Garvan de Investigación Médica de Australia, y las universidades colaboradoras, utilizaron un modelo de ratón para determinar los efectos de la deficiencia de vitamina D inducida por la dieta en la función mitocondrial del músculo esquelético en ratones jóvenes de sexo masculino. Los ratones fueron alimentados con una dieta con cantidades normales de vitamina D, o sin vitamina D para inducir la deficiencia, durante un período de 3 meses. El nivel típico de vitamina D en los seres humanos es de 40-50 nmol.L-1, y la deficiencia aguda de vitamina D se diagnostica cuando los niveles caen por debajo de 12 nmol.L-1. Por término medio, los ratones de este estudio tenían niveles de vitamina D de 30 nmol.L1, y la deficiencia de vitamina D inducida por la dieta conducía a niveles de sólo 3 nmol.L-1. Aunque este nivel era más extremo que el observado habitualmente en las personas, sigue estando dentro del rango clínicamente reconocido. Se recogieron mensualmente muestras de tejido y sangre para cuantificar las concentraciones de vitamina D y calcio y para evaluar los marcadores de la función y el número de mitocondrias musculares. Después de 3 meses de deficiencia de vitamina D inducida por la dieta, se comprobó que la función mitocondrial del músculo esquelético estaba deteriorada hasta en un 37%. Esto no se debió a una reducción del número de mitocondrias o de la masa muscular.

“Nuestros resultados muestran que existe una clara relación entre la deficiencia de vitamina D y la capacidad oxidativa del músculo esquelético. Sugieren que la deficiencia de vitamina D disminuye la función mitocondrial, en lugar de reducir el número de mitocondrias en el músculo esquelético”, asegura Philp, quien añade que “estamos especialmente interesados en examinar si esta reducción de la función mitocondrial puede ser una causa de la pérdida de masa y función del músculo esquelético relacionada con la edad”.

Estos hallazgos sugieren que la deficiencia de vitamina D puede perjudicar la función mitocondrial y reducir la cantidad de energía producida en los músculos, lo que puede conducir a una función muscular deficiente. Por lo tanto, prevenir la deficiencia de vitamina D en las personas mayores puede ayudar a mantener el rendimiento muscular y reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con los músculos, como la sarcopenia. Sin embargo, para confirmarlo son necesarios más estudios que investiguen el efecto directo de la deficiencia de vitamina D sobre la función y la fuerza muscular.