Virus de Marburg: qué es, síntomas y posibles tratamientos

Un nuevo brote de esta enfermedad ha despertado los peores temores en los científicos

Virus de Marburgo
Virus de Marburgo FOTO: THOMAS GEISBERT/UNIVERSIDAD DE TEXAS MEDICAL BRANC THOMAS GEISBERT/UNIVERSIDAD DE T

Tas más de dos años de pandemia por el coronavirus todo parece volver a la normalidad. Las restricciones y vacunas consiguieron que el paso del virus, pese a sembrar un gran caos, se haya acelerado en los últimos meses.

Sin embargo, el virus se niega a desaparecer por completo y las nuevas variantes amenazan con los peores temores para la población. La vuelta de las mascarillas en interiores, por empleo, es una de las medidas que siempre vuelve a aparecer con los repuntes sucesivos de casos.

Debido a los duros efectos que la pandemia de covid muchos son los ciudadanos que han quedado afectados. Dejando a un lado los problemas físicos, además, hay que añadirle daños psíquicos que han penetrado especialmente a la sociedad.

Así las cosas, la aparición de la covid y sus terribles efectos causaron todo un revuelo en la población mundial. Por este motivo, las noticias acerca de nuevos virus u otras enfermedades han conseguido salid rápidamente a la esfera pública. Uno de los últimos casos es el temido Virus de Marburg que amenaza con causar graves problemas de salud.

¿Qué es?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó el pasado viernes dos casos en Ghana por infección de este virus. Sus principales efectos son una fiebre hemorrágica viral altamente infecciosa de la misma familia que la conocida enfermedad del virus del ébola, que mata al 90 por cien de las personas que infecta.

El virus de Marbug se transmite a las personas a través de los murciélagos de la fruta y se propaga entre los humanos. Así, a través del contacto directo con distintos fluidos corporales de personas, superficies y materiales infectados puede llegar a ser un peligro para la salud.

Descubierto en 1967 por primera vez en la ciudad alemana de Marburg es uno de los virus más temidos. En aquella ocasión 31 personas fueron infectadas tras un contacto con monos de laboratorio en Alemania y Yugoslavia.

Síntomas

Uno de los mayores inconvenientes del virus es su inicio abrupto. Los síntomas principales son fiebre alta, dolor de cabeza intenso, diarrea, dolor de estómago y vómitos. Además, durante esa etapa se ha descrito que los pacientes presentan “aspecto de fantasma” debido al hundimiento de los ojos, la inexpresividad facial y el letargo extremo.

Después de los primeros cinco días, muchos pacientes suelen presentar un sangrado intenso por múltiples orificios, como la nariz, los oídos, las encías, los ojos y la vagina. Durante la fase grave de la enfermedad, los pacientes presentan persistentemente fiebre elevada. La afectación del sistema nervioso central puede producir confusión, irritabilidad y agresividad.

En los casos mortales, el óbito suele producirse a los 8 o 9 días del inicio de los síntomas y se suele preceder de grandes pérdidas de sangre. Las tasas de letalidad han variado del 24 por ciento al 88 por ciento en brotes anteriores, según la cepa del virus y el manejo del caso.

Tratamiento

Pese a sus graves problemas que puede suponer todavía no existen tratamientos antivirales o vacunas para el virus. Así, algunos estudios tratan de testar con anticuerpos o antivirales aunque solamente se pueden hacer servir en los ensayos, según la OMS.

Sin embargo, se recomienda la rehidratación con líquidos orales o intravenosos y el tratamiento de síntomas específicos podría mejorar la supervivencia de los pacientes.