Sociedad

Estos fármacos pueden empeorar los efectos de la ola de calor

Hasta 7.000 medicamentos dispensables en las farmacias precisan de un cuidado especial en estas circunstancias

Una mujer bebe agua y se abanica mientras pasea por el barrio de la Judería de Córdoba
Una mujer bebe agua y se abanica mientras pasea por el barrio de la Judería de Córdoba FOTO: Salas EFE

Hasta 7.000 medicamentos autorizados y dispensables en las farmacias (cerca del 50% de un total de 15.000) requieren especial precaución durante una ola de calor. Así lo señalan desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) que advierte de la necesidad de cumplir las recomendaciones de uso y conservación de los fármacos.

Si hablamos de principios activos, se trataría de unos 680, aproximadamente, sobre un total de 2.000. Así, existen diferentes mecanismos por los cuales los fármacos pueden agravar los efectos de las altas temperaturas. Algunos favorecen la deshidratación o la pérdida de electrolitos, como los fármacos diuréticos.

Otros afectan a la funcionalidad del riñón, como los antiinflamatorios, algunos antihipertensivos o algunos antidiabéticos. También existen medicamentos que interfieren con los mecanismos de pérdida de calor de nuestro cuerpo. Por ejemplo, fármacos que reducen la sudoración, como los antihistamínicos, los antidepresivos o los fármacos para el Parkinson. Otros por el contrario van a disminuir la dilatación de los vasos sanguíneos de la piel, mecanismo que favorece la pérdida de calor. Entre ellos encontramos descongestionantes nasales o fármacos para la migraña.

Finalmente, los farmacéuticos recuerdan que hay medicamentos que pueden aumentar de forma directa la temperatura corporal, como los antipsicóticos para esquizofrenia, ciertos antidepresivos o fármacos antitusivos como dextrometorfano, o analgésicos como tramadol.

Qué hacer

Si se usa alguno de ellos durante el verano, instan a seguir recomendaciones como beber alrededor de dos litros de agua y otros líquidos y aumentar el consumo de alimentos como frutas y verduras; evitar exponerse directamente al sol durante las horas centrales del día, y usar ropa fresca, de tejidos naturales, que permita la sudoración; evitar tomar medicamentos que no hayan sido recomendados por su médico o farmacéutico; y, por supuesto, en caso de duda, se debe preguntar al farmacéutico sobre los medicamentos que conforman nuestro tratamiento farmacoterapéutico para saber si pueden tener efectos sobre episodios de calor extremo.

Igualmente, apuntan que durante las épocas de calor una adecuada conservación de los medicamentos exige que se mantengan entre 2 y 8°C y deben utilizarse tan pronto como se hayan sacado del frigorífico; los medicamentos que se deben conservar a una temperatura inferior a 25 ó 30 °C suelen presentar un límite superior de tolerancia, y el rebasar puntualmente estas temperaturas, no tiene consecuencia sobre la estabilidad o la calidad de estos medicamentos. No obstante, hay que supervisar también las condiciones de conservación de este grupo de fármacos.