Sociedad

La convocatoria de plazas MIR es insuficiente para cubrir el déficit de médicos internistas

A pesar de que la oferta de plazas es mayor que en la anterior convocatoria, “sigue siendo insuficiente”, según la SEMI

JESUS DIEZ MANGLANO.  PRESIDENTE SOCIEDAD  ESPAÑOLA MEDICINA INTERNA SEMI
JESUS DIEZ MANGLANO. PRESIDENTE SOCIEDAD ESPAÑOLA MEDICINA INTERNA SEMI FOTO: JESUS DIEZ MANGLANO LA RAZON

La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) considera que la convocatoria de plazas MIR 2023 para Medicina Interna, publicada en el Boletín Oficial del Estado del pasado 2 de septiembre, no es suficiente para dar respuesta a la necesidad de profesionales de la especialidad ni para solventar la falta de relevo generacional de médicos internistas que acusa el Sistema Nacional de Salud (SNS).

En esta convocatoria, se ofertan 413 plazas para la formación de especialistas en Medicina Interna en todo el país.

A pesar de que esta oferta de plazas es mayor que en la anterior convocatoria (401 en 2022), “este número de nuevos médicos que se formarán en la especialidad sería insuficiente”, denuncia la SEMI.

Según uno de los últimos estudios disponibles sobre déficit de facultativos elaborado conjuntamente por la Confederación Estatal Sindicatos Médicos (CESM) y la Organización Médica Colegial (OMC), en 2030 se habrán retirado en torno a 70.000 médicos del SNS, un número superior a las plazas MIR que se convocan anualmente, sin tener en cuenta otro tipo de bajas como las salidas al extranjero o la dedicación al ejercicio en el sector privado.

En el caso de la Medicina Interna, el reto del relevo generacional no es ajeno a la especialidad. Según indica el Dr. Jesús Díez Manglano, presidente de la SEMI, “a este ritmo, no podremos cubrir las necesidades de profesionales que tendrá nuestra especialidad en el futuro inmediato”.

“La formación de nuevos profesionales sanitarios debe de ser una prioridad a todos los niveles para poder solventar el desafío que supone el relevo generacional de especialistas y, particularmente, de internistas en el SNS”, añade.

Envejecimiento poblacional

Al reto del relevo generacional, se une que la sociedad de hoy en día es cada vez más longeva, aumentando la frecuencia de visitas a hospitales por parte de personas de avanzada edad y que generalmente presentan diferentes patologías crónicas y comorbilidades.

En este sentido, cabe destacar la visión multidisciplinar e integral del paciente que define la labor del médico internista, clave en el manejo de los pacientes crónicos, complejos y/o pluripatológicos.

En la actualidad, los internistas desarrollan su actividad en nuevas áreas asistenciales como la Hospitalización a Domicilio, las Unidades de Continuidad Asistencial y los Hospitales de Día; así como en las Unidades de Corta Estancia, las Unidades de Cuidados Paliativos, los servicios de urgencias, y las Unidades de Enfermedades Infecciosas.

Además, cada vez en más hospitales hay Unidades de Asistencia Compartida de enfermos quirúrgicos, psiquiátricos y oncológicos coordinadas por internistas. “Con el número de internistas que se forman en la actualidad va a ser difícil continuar con estas prestaciones en un futuro próximo”, advierte el Dr. Díez Manglano.

Desde SEMI recuerdan el importante papel que han desempeñado los internistas durante la pandemia: “En este tiempo, han coordinado y liderado equipos COVID-19 multidisciplinares, atendiendo a ocho de cada 10 pacientes hospitalizados no críticos en los hospitales españoles, de la mano de otras especialidades y niveles asistenciales”.

“Las administraciones públicas y las sociedades científicas debemos trabajar conjuntamente para encontrar las herramientas que den soluciones a los retos que se plantean en el SNS. Para ello, resulta clave contar con la opinión de los especialistas para conocer sus demandas con el fin de lograr, entre todos, construir cada vez más un SNS mejor tanto para los profesionales como para los pacientes”, concluye el presidente de la SEMI.