Esfuerzo inefable del personal del Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía

El trabajo del personal que atiende a los residentes del Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía está siendo ímprobo en estas circunstancias, en la que la carencia de medios y la escasez de apoyo sanitario externo son una realidad

La reciente intervención de la Unidad Militar de Emergencia (UME), que desinfectó las dependencias y demás instalaciones internas de la residencia, así como su exterior, ha supuesto un cierto alivio para los profesionales que cuidan a estas personas. No obstante, según sus responsables, desde hace días “se está pidiendo la urgente colaboración de la Autoridad Competente para que envíe el apoyo necesario de profesionales sanitarios con el fin de atender cumplida y dignamente a los residentes”.

El Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía, dependiente de la Comunidad de Madrid y gestionada por Clece desde hace más de 12 años, tiene capacidad para 156 pacientes de esta dolencia neurológica. Como todas las residencias con poblaciones de alto riesgo, se encuentra en una crítica situación, ante el elevado número de afectados por el Coronavirus, un total de 51 residentes potencialmente sospechosos de estar afectados... Sus familiares son informados diariamente de cómo evoluciona la situación, al tiempo que sus directivos están en contacto continuo con la Dirección General de Atención al Mayor y a la Dependencia y otros organismos de la Consejería de Servicios Sociales, así como con la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid.

Concretamente, fuentes de la empresa han informado de que ya se ha reclamado tanto a la Administración central como a la autonómica diversas medidas urgentes: la consideración de la residencia como Centro Médico Hospital y designación de un director médico al frente; realización de pruebas rápidas de coronavirus para discriminar los casos positivos; derivación de enfermos al hospital de referencia; suministro de medios de protección y de una UVI móvil.

El personal sanitario y asistencial del complejo también está atravesando duros momentos dadas las bajas causadas por los contagios producidos, a las que hay que sumar las propiciadas por otros motivos médicos. Estas circunstancias no están impidiendo que se cumplan estrictamente todos los turnos previstos al personal sustituto procedente de centros de día del Ayuntamiento de Madrid que, como se saben, están cerrados. Además, se han incorporado dos médicos, uno para las mañanas y otros para las tardes, con el fin de reforzar el servicio. Desde Clece hacen hincapié en que “a pesar de la difícil situación, todo el personal está trabajando incansablemente, demostrando su dedicación y profesionalidad para que todos los residentes sean atendidos y cuidados perfectamente en todo momento”.