Una ecuación para diagnosticar casos de Alzheimer de forma temprana

La Fundación CIEN celebra la semana de la enfermedad con este importante avance

Una investigación a cargo de científicos de la Fundación Centro de Investigación de Enfermedades Neurológicas (CIEN) ha identificado una serie de biomarcadores que permiten diagnosticar de forma temprana casos de Alzheimer, incluso cuando las personas aún no han desarrollado síntomas. De esta manera se podría comenzar con los tratamientos dirigidos a detener la neurodegeneración antes de que ésta sea irreversible. El estudio se ha llevado a cabo dentro del proyecto Vallecas, que cuenta con el apoyo de la Fundación Reina Sofía, y en el que participan más de 1.000 voluntarios mayores de 70 años. A todos ellos se les extrae una muestra de sangre y se les realiza un escáner del cerebro una vez al año, ya que las variaciones que se producen en sus marcadores permite identificar pequeñas alteraciones (bien en sangre o en su imagen de la corteza cerebral) en aquellas personas que desarrollan Alzheimer. Así, cruzando todos los datos obtenidos se obtienen conclusiones con las que se podrá concretar un algoritmo predictivo de la enfermedad de Alzheimer. En este momento ya se dispone de una ecuación predictiva que identifica a los individuos con mayor probabilidad de desarrollarla.

Según el director científico de la Fundación CIEN, Miguel Calero, la edad es un factor clave del Alzheimer: «La mayor parte de los casos de la enfermedad son de inicio tardío (después de los 65 años) y presentan un componente genético». Además, para Calero «la identificación de marcadores plasmáticos para el diagnóstico, especialmente en fases precoces, representa un reto considerable».

Los voluntarios de más de 70 años que participan en la investigación son sometidos a pruebas anuales para investigar el área de las alteraciones genéticas, los biomarcadores en líquido cefalorraquídeo, sangre y otros tejidos, patrones neuropsicológicos y se les realizan estudios de neuroimagen, especialmente importantes. Gracias a ellos se ha podido identificar individuos con un estado de pre-demencia llamado deterioro cognitivo leve (DCL) y examinar su estructura cerebral de forma retrospectiva. Bryan Strange, director del departamento de Neuroimagen, indica que a partir de estos datos han sido capaces de «construir una ecuación predictiva para identificar a los individuos dentro del proyecto Vallecas que con mayor probabilidad desarrollarán DCL. Esta ecuación, basada en los datos de los primeros años del proyecto, funciona con notable precisión». Los resultados se han enviado a una revista científica internacional para su publicación.

Con la COVID-19 reivindicar la importancia de la investigación del Alzheimer es más necesario que nunca. «La pandemia no puede invisibilizar el impacto de las enfermedades neurodegenerativas, así como los esfuerzos científicos por desarrollar diagnósticos precoces y tratamientos efectivos», afirma Miguel Calero. Más bien al contrario, «debe hacernos más conscientes de la necesidad de investigar en el ámbito de las enfermedades neurodegenerativas», ya que la incidencia del virus «se dispara en personas mayores y con patologías», entre las que el Alzheimer es un factor de riesgo claro.