Los científicos ven evidencias definitivas de transmisión de la covid por aire

Los virus en aerosol pueden permanecer suspendidos en el aire durante horas y ser inhalados

La mejora de la ventilación se muestra fundamental para evitar que haya contagios con las partículas que se acumulan suspendidas cuando no corre el aire. Así lo muestran numerosos estudios de científicos que alertan de ello. El último aviso a llegado a las páginas de la revista «Science» de un grupo de especialistas norteamericanos que señalan que «hay una evidencia abrumadora» a favor de que la inhalación del SARS-Cov-2 «representa una vía principal» de transmisión de la enfermedad. La misiva está firmada por científicos de varias universidades estadounidenses, como las de San Diego, Maryland, Virginia Tech y encabezados por Kimberly Prather, de la Universidad de la Jolla. Aunque hay acuerdo en que la covid-19 se transmite a través de gotitas grandes de saliva que expulsamos al toser o estornudar, todavía no hay unanimidad si el contagio se produce también por aerosoles, es decir, gotas mucho más pequeñas que pueden viajar más lejos y permanecer más tiempo suspendidas en el aire. Los virus en aerosol «pueden permanecer suspendidos en el aire durante muchos segundos u horas, como el humo, y ser inhalados». Además, están «altamente concentrados cerca de una persona infectada, por lo que pueden infectar más fácilmente a las personas que están cerca», indican. Y los aerosoles que contienen virus infecciosos «también pueden viajar más de dos metros y acumularse en el aire interior mal ventilado, lo que lleva a eventos de superdifusión».

Por ello, además del uso de mascarillas, la distancia de seguridad y los esfuerzos de higiene, los investigadores instan a los responsables de salud pública a «articular la importancia de trasladar las actividades al exterior, mejorar el aire interior utilizando la ventilación y la filtración, y mejorar la protección de los trabajadores de alto riesgo». Es importante que las personas lleven mascarillas «en todo momento en los edificios públicos y espacios confinados», no solo cuando no se puede mantener la distancia de seguridad. «No es sólo una cuestión académica, sino un punto que ayudará a reducir la transmisión si los funcionarios de la salud pública ofrecen una orientación clara y contundente sobre esto», indica Linsegy Marr, otra de las firmantes y de la Universidad Tecnológica de Virginia, citada en un comunicado.

El objetivo de esta carta, señala Prather, «es dejar claro que el virus del SARS-Cov-2 viaja por el aire y que las personas pueden infectarse por inhalación».