Salud

Moderna pedirá que se autorice su suero para los jóvenes de 12 a 17 años de la UE

La empresa confirma que será necesario administrar una tercera dosis de recuerdo

Un sanitario sostiene uno de los viales del suero de Moderna contra la Covid-19
Un sanitario sostiene uno de los viales del suero de Moderna contra la Covid-19MIKE SEGARREUTERS

El laboratorio estadounidense Moderna presentará en junio una demanda de autorización a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) para que su vacuna pueda ser utilizada en los adolescentes de 12 a 17 años.

Su consejero delegado, el francés Stéphane Bancel, así lo ha anunciado en una entrevista publicada hoy por «Le Journal du Dimanche», en la que justifica la rápida apertura de la vacunación para ese grupo de edad para protegerse con la inmunidad colectiva ante el riesgo de una eventual nueva ola epidémica. A su juicio, «lo ideal» sería proteger a esos adolescentes «antes de finales de agosto. Si no se vacuna masivamente, no se puede descartar el riesgo de una cuarta ola».

Bancel sostiene que habrá que dar una tercera dosis de recuerdo a las personas que ya fueron vacunadas, empezando «desde el final del verano» con los grupos de riesgo a los que se les inoculó a comienzos de año, y en particular a las personas que viven en residencias. Además, advierte de que «dos o tres meses de retraso supondría numerosas hospitalizaciones y muertes».

«Todos los adultos, incluso los jóvenes» tendrán que recibir una dosis de recuerdo «para proteger a las personas frágiles no vacunadas» en nombre del principio de precaución, añade.

Aunque cree que la vacuna de Moderna ofrece inmunidad durante un periodo de uno a tres años, «la llegada de variantes aumenta el nivel de la amenaza».

El consejero delegado afirma que su empresa podría producir 3.000 millones de dosis anuales, lo que unido a los 4.000 millones que tiene previsto fabricar Pfizer-BioNTech, daría sueros suficientes para vacunar a todos los habitantes de la Tierra con una dosis.

Ese motivo es una de las razones que da Bancel para oponerse a la suspensión de las patentes de las vacunas. También insiste en que sin las patentes su laboratorio no habría conseguido en los mercados los 1.800 millones de dólares con los que desarrolló la tecnología del ARN mensajero.

Además, recuerda que solo Pfizer y Moderna tienen capacidad en el mundo para producir vacunas de este tipo. Si se suspendieran las patentes, los otros fabricantes tendrían que comprar máquinas y contratar personal especializado, y con el tiempo necesario para hacerlo no habría avances en la inmunización este año.