Una menor de Orense, muy grave tras sufrir el ataque de un amigo: “Quería saber lo que se sentía al matar”

Supuestamente, un chico 13 años golpeó a la chica con un objeto en la cabeza tras lo que ella se precipitó desde una altura de dos pisos

Coche de la Guardia Civil.
Coche de la Guardia Civil.GUARDIA CIVIL GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil está investigando la caída desde una segunda planta de un edificio O Carballiño (Orense) de una menor de 14 años que se encontraba con otro adolescente.

Supuestamente, este menor de 13 años golpeó a la chica con un objeto en la cabeza tras lo que ella se precipitó desde esa altura, según el relato de fuentes de la investigación que tratan de esclarecer los hechos.

Los hechos ocurrieron sobre las ocho de la tarde del pasado jueves, en una vivienda situada en la calle Astureses de la citada localidad. La adolescente, han informado fuentes de la investigación, se encontraba en la vivienda de un joven cuando se cayó a la calle y resultó herida de gravedad.

Como consecuencia de lo sucedido, hasta el lugar se desplazaron efectivos de la Policía Local y también Guardia Civil, que está indagando. La niña, que presentaba una herida en la cabeza, tuvo que ser evacuada en helicóptero de urgencia al hospital orensano, donde se encuentra en estado “muy crítico”.

Fuentes de la investigación han explicado a Efe que fue el joven el que llamó a los servicios de emergencias del 112 alertando de “que había matado a su amiga” y que la había golpeado porque “quería saber lo que se siente”. El chico mostraba una herida de arma blanca en una mano, que bien pudo hacerse él mismo, pero que está bajo investigación.

Mientras los servicios sanitarios atendían a la víctima, la Fiscalía de Menores ordenó que el presunto agresor, fuera derivado a la unidad de agudos del hospital, donde se le realizó una evaluación psiquiátrica.

Según informa La Voz de Galicia, el joven comentó al profesional que no tenía una relación sentimental con la chica, ya que es homosexual. En ese estudio también se constató que tiene un coeficiente intelectual superior a 130, informa el medio.

En el domicilio donde ocurrieron los hechos, los investigadores encontraron una pata de cabra, el objeto con el cual el menor podría haber golpeado a su amiga, además del cuchillo con el que el agresor se realizó la herida en la mano. Se desconoce si el menor empujó a la víctima por el balcón o ella misma se precipitó al intentar huir de su agresor.

Por su parte, la Fiscalía de Menores ha incoado el correspondiente expediente de protección de ambos menores, víctima y presunto autor de los hechos, a fin de determinar si se encuentran en una situación de riesgo que justifique la adopción de alguna medida.

De este modo, si del informe médico realizado al chico se desprende que padece un trastorno de conducta, el fiscal promovería su ingreso en el centro de menores con trastorno de conducta de Montealegre. En todo caso, las mismas fuentes han recordado que no se procederá a la apertura de una causa penal por tratarse de menores de 14 años.