La Policía busca al novio de Mónica, la panadera de O Birloque asesinada en Coruña

J. G., de 48 años, tenía denuncias por violencia de género de parejas anteriores

El presunto asesino de A Coruña, J. C. (48 años) y su víctima, Mónica, de 52
El presunto asesino de A Coruña, J. C. (48 años) y su víctima, Mónica, de 52fotoLa Razón

Los vecinos ya les habían escuchado discutir varias veces; la última, la noche del martes pero, como suele ocurrir en estos casos, nadie dio la voz de alarma. Mónica Marcos (52 años) y J. G. (48) se conocían desde hace varios años aunque solo hace un par de meses que comenzaron una relación sentimental. Él se fue a vivir a casa de ella, donde también vivía uno de los dos hijos que la mujer tenía de una relación anterior: Sheila y Manuel. Fue precisamente el chico quien se encontró el cuerpo sin vida de su madre a eso de la 1:30 horas de la madrugada. Ocurrió al llegar a casa del trabajo y la imagen de su madre en el suelo de casa en medio de un gran charco de sangre desgraciadamente le acompañará para siempre. Era el portal 5 de la calle Juan Darribia de A Coruña, en el llamado residencial Someso.

La panadera de O Birloque

Al parecer, el presunto agresor había dejado el arma homicida en el lugar del crimen: un cuchillo con el que la apuñaló en repetidas ocasiones hasta causarle la muerte. Después, huyó y el Grupo de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial de A Coruña –los mismos agentes que investigaron en julio el asesinato del joven Samuel Luiz– le buscan. No se descarta incluso que pueda haberse quitado la vida aunque los agentes tienen esperanzas de encontrarle vivo para poder pasarle ante el juez que instruye la causa y que, tras ordenar el levantamiento del cadáver de la mujer, decretó el secreto de las actuaciones. El cadáver de Mónica fue trasladado al Instituto de Medicina Legal para practicarle la autopsia. Mientras, los investigadores se entrevistaban con el entorno de la víctima –que sabían de una fuerte discusión entre ellos los días previos–y del presunto agresor. El tipo tenía antecedentes por violencia de género aunque Mónica no le llegó a denunciar nunca. Ella regentaba una famosa panadería en el barrio de O Birloque y era muy querida por sus clientes.

Los vecinos, aún consternados por los sucedido, quisieron homenajear ayer a Mónica con una concentración en repulsa por el crimen a las 20.00 horas frente a su establecimiento, que ayer cerró «por causas ajenas a la empresa», según pusieron en el cartel. También a las 13:30 horas de ayer se celebró una concentración silenciosa en la plaza de María Pita. La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, quiso expresar su «firme condena y repulsa por este asesinato» y espera que «pronto se puedan esclarecer las causas y detener al presunto culpable».

El 016 duplica llamadas

También mostró su consternación por lo sucedido la delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, quien anunció en relación a esta lacra que el servicio telefónico contra el maltrato (el 016) ha superado el millón de llamadas desde que se puso en marcha en 2007, de las cuales 7.782 se han producido en el último mes de agosto.

En su intervención, Rosell recordó que, en lo que va de año, un total de 35 mujeres han muerto a manos de sus parejas o exparejas y 1.112 desde 2003, cuando comenzaron a contabilizarse.

21 niños huérfanos

En esta línea, 21 niños han quedado huérfanos por este tipo de violencia este año. También hay menores asesinados por la violencia de género. En total son 41 menores (24 niños y 17 niñas) desde que empezó el comenzara el oficial en 2013. El último caso confirmado es el del niño de dos años asesinado por su padre en un hotel de Barcelona el mes pasado. Los Mossos encontraron este miércoles el cadáver del padre, que estaba en busca y captura, y que se había ahorcado cerca del aeropuerto de El Prat el mismo día de cometer el crimen al no superar que su mujer le dejara.