La próxima amenaza llega por el aire: la gripe aviar podría mutar y ser agresiva para el ser humano

La rápida propagación mundial del H5N8 entre las aves y su capacidad demostrada para transmitirse a las personas, le convierte en una preocupación importante

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido aumentar «urgentemente» la vigilancia mundial de los cambios virológicos, epidemiológicos y clínicos asociados a los virus de la gripe aviar. Esta alerta surge ante el extraordinario aumento del número de casos de humanos infectados por cepas graves de este virus.

En concreto, en el trimestre comprendido entre los meses de agosto a octubre, solo los casos de gripe aviar H5N6 que se han notificado a nivel mundial suponen un tercio de los confirmados desde 2014. Precisamente, la H5 es la más extendida. Se trata de una cepa altamente letal en aves que ha cruzado la barrera de las especies en países como China o Rusia. En este último, se ha detectado el primer caso en el mundo de gripe aviar cepa H5N8 en humanos.

Gripe aviar
Gripe aviar FOTO: Teresa Gallardo

Según los investigadores Weifeng Shi y George Gao, de la Universidad de Sahndong y de la Academia de Ciencias China, la rápida propagación mundial del H5N8 entre las aves y su capacidad demostrada para transmitirse a las personas, le convierte en una preocupación importante para la avicultura y, en especial, para la salud pública mundial. A esta misma conclusión llega un estudio publicado en septiembre por el Centro de Control de Enfermedades de China. En él, se describe la propagación de otra cepa, la H5N6, como una «grave amenaza» para la industria avícola y la salud humana. Sin embargo, de momento no se ha registrado trasmisión entre humanos.

El doctor Francisco José Roig Vázquez, especialista en Neumología en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, explica que «las cepas circulantes en el momento actual en humanos son la H1N1 y la H3N2. Los virus de la influenza A (H1N1) que circulan actualmente están relacionados con el virus pandémico H1N1 2009 que surgió en la primavera de 2009 y causó una pandemia de influenza. Los virus H5N8 y H5N6 son cepas de gripe aviar altamente letales en aves; pero los casos en humanos detectados son excepcionales y no está claro que todavía haya una trasmisión entre humanos. Sin embargo, se están rastreando muy de cerca porque no es descartable que pueda saltar alguna de estas cepas a humanos y provocar un cuadro epidémico».

En la actualidad, el virus de la gripe aviar afecta fundamentalmente a las aves. Sólo excepcionalmente puede transmitirse de las aves al hombre, para lo cual se requiere un contacto reiterado y próximo con animales enfermos. El riesgo para los humanos reside en que el virus mute y llegue a ser fácilmente transmisible entre personas –y no sólo de aves a personas como hasta ahora–. En ese momento es cuando se declara la situación de pandemia.

Los expertos fijan la atención en la zona sur de Asia. Desde 2014 hasta el 3 de octubre de 2021, China ha notificado 49 casos de infección por virus de la gripe aviar A (H5N6), de los cuales, más de 20 acabaron en fallecimiento. Todos los casos tuvieron exposición a aves de corral vivas o mercados de aves de corral vivas.

Sin embargo, también se detectaron tres casos de transmisión de una cepa tipo H9N2 en tres niños de dos a ocho años sin conexión entre ellos. En esta ocasión, según las autoridades chinas, solo uno de los niños había tenido contacto con aves de corral.

Esta falta de contacto con la fuente de transmisión del virus en dos de los niños, unido a la detección en Rusia del primer caso en el mundo de gripe aviar cepa H5N8 en humanos, ha hecho saltar todas las alarmas. Los expertos temen que las cepas más agresivas del virus de la gripe A hayan mutado y puedan cruzar la barrera de las especies.

Intervenciones en Italia

El temor se ha acrecentado tras la reciente detección de casos de gripe aviar en una granja italiana. De hecho, en Italia han llevado a cabo intervenciones rápidas y muy rigurosas para asegurar la desinfección de la zona y para rastrear posibles contagios. Mientras los expertos detectan cómo algunas cepas comienzan a replicarse en Europa, las autoridades españolas sostienen que el riesgo de infección es «muy bajo» para la población y «bajo» para los trabajadores del sector avícola.

En nuestro país, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación declaraba a España como zona de riesgo alto/moderado de Influenza Aviar de Alta Patogenidad en enero de este mismo año tras la aparición de brotes de la cepa H5N8 en cuatro aves silvestres procedentes de Europa. Nuestro país fue el primero en reportar casos de gripe A en el continente europeo en la pandemia de gripe A (H1N1) que se inició en abril de 2009.

La probabilidad de un brote mundial en humanos aumenta cuanto más se disemina el virus de la gripe aviar. «Actualmente la mayoría de los virus de influenza A aislados son fueron H3N2. Pero los virus de la influenza cambian constantemente y pueden cambiar.

El cambio antigénico o Shift es un cambio importante y abrupto en un virus de la gripe A que da como resultado nuevas proteínas HA y nuevas HA y NA en los virus de la gripe que infectan a los seres humanos. El cambio puede ocurrir si un virus de la gripe de una población animal adquiere la capacidad de infectar a los humanos. Este cambio ocurrió en la primavera de 2009, cuando un virus H1N1 con genes de cerdos norteamericanos, cerdos euroasiáticos, humanos y aves emergió para infectar a las personas y se propagó rápidamente, provocando una pandemia», comenta el doctor Roig Vázquez.

El riesgo de pandemia en la actualidad depende de que el virus de la gripe aviar mute y se haga transmisible de humano a humano. Según la Organización Mundial de la Salud, la evidencia epidemiológica y virológica actual sugiere que los virus A no han adquirido la capacidad de transmisión sostenida entre humanos.

No obstante, los epidemiólogos españoles se muestran reticentes a descartar esta posibilidad. «Las pandemias son un proceso cíclico que se produce cuando aparece un subtipo de virus de la gripe diferente al que circula habitualmente. Esta periodicidad no es siempre regular, lo que nos hace pensar que cada vez sea más probable que ocurra la próxima», indican como claro preaviso.