Alertan de que la combinación de Ómicron y Delta podría crear una supervariante más peligrosa

Una nueva versión del virus es posible si dos cepas infectan una misma célula

La expansión de la variante Ómicron del coronavirus, que ya circula por 77 países de todo el mundo, está provocando un enorme aumento de contagios y está llevando a los gobernantes a volver a implantar medidas restrictivas.

El SARS-CoV-2 tiene una gran capacidad de mutación y sus diferentes variantes preocupan a los científicos. En este sentido, el director médico de la farmacéutica Moderna, Paul Burton, ha advertido que si las cepas Ómicron y Delta infectan a una personas al mismo tiempo se podría crear una nueva supervariante.

Según ha asegurado a Daily Mail, las infecciones por coronavirus normalmente sólo involucran a una cepa pero, en casos raros, dos variantes diferentes pueden infectar a una persona. Si estas cepas contagian la misma célula, es posible que intercambien ADN y creen una nueva versión del virus.

Paul Burton ha avisado que el elevado número de casos de Ómicron y Delta en Reino Unido podría provocar esta combinación de cepas y dar lugar a una nueva variante todavía más peligrosa.

La facilidad con que se propaga Ómicron parece quedar demostrada tras la publicación de un estudio de investigadores de la Universidad de Hong Kong (China) en el que aseguran haber detectado una posible transmisión de la esta variante entre dos personas que habían recibido la pauta completa de la vacuna contra la Covid-19, que se encontraban alojadas en habitaciones separadas por un pasillo en un hotel de dicha ciudad y que no habían estado en contacto en ningún momento. Tras estudiar el caso, los investigadores han señalado que “la transmisión aérea a través del pasillo es el modo de transmisión más probable”.

Hoy mismo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que la variante Ómicron avanza “a una velocidad nunca antes vista”, ya que se han detectado casos de esta cepa en 77 países pero la organización alerta que “está presente en más países pero aún no se ha detectado”.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom, ha mostrado su preocupación porque la sociedad considere a Ómicron “como algo leve” y ha matizado que, aunque es cierto su carácter leve, su rápida propagación “podría afectar nuevamente a los sistemas de salud”, por lo que ha reafirmado que “las vacunas por sí solas no harán desaparecer la pandemia”.

La variante Ómicron se está propagando a una velocidad que no habíamos visto antes y nos preocupa que las personas estén considerando esta variante como algo leve. Probablemente hemos aprendido que si subestimamos al virus, nos veremos dañados”, ha subrayado.