La oposición fuerza a Darias a acudir al Congreso a dar explicaciones sobre la falta de antivirales

PP y Vox, tras la denuncia de LA RAZÓN, obligan a la ministra de Sanidad a explicar por qué España se ha quedado fuera de su adquisición de estas pastillas

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, en la Comisión de su departamento, en el Congreso de los Diputados, para analizar la situación del coronavirus en España, a 16 de diciembre de 2021
La ministra de Sanidad, Carolina Darias, en la Comisión de su departamento, en el Congreso de los Diputados, para analizar la situación del coronavirus en España, a 16 de diciembre de 2021 FOTO: Alberto Ortega Europa Press

España no puede presumir de ser uno de los países europeos con mejor acceso a medicamentos. El tiempo medio de aprobación de un medicamento es de 453 días. Superamos con creces a países como Alemania (120 días) o Francia (257 días). Incluso nos encontramos por debajo de Italia, donde el plazo para que un nuevo medicamento sea incluido en la financiación pública y puesto a disposición de los pacientes es de 418 días. Esta lacra burocrática, agudizada por la decisión del Ministerio de Sanidad de trasladar a cada una de las 18 comunidades autónomas la responsabilidad de ejecutar los contratos de compra centralizada con la Comisión Europea y con cada compañía farmacéutica es una de las causas que está propiciando que España pierda el tren en la adquisición de los antivirales frente a la covid, como denunció LA RAZÓN.

La situación ha obligado a los grupos parlamentarios de la oposición a pedir a la Dirección General de Farmacia del Ministerio de Sanidad que adquiera urgentemente la posición de liderazgo que le corresponde para poner a disposición del profesional sanitario aquellas opciones terapéuticas que la Comisión Europea ha considerado seguras y efectivas con arreglo a la Estrategia de la UE sobre Opciones Terapéuticas contra la covid. Tanto el PP como Vox han pedido la comparecencia de la ministra en la comisión permanente por la situación actual de la pandemia.

«Le queremos preguntar a la ministra qué piensa hacer para garantizar que España tenga suministro de los medicamentos para tratar a las personas infectadas», comenta a este periódico Elvira Velasco, portavoz de Sanidad del Partido Popular en la Cámara Baja. La experta continúa: «Los tratamientos terapéuticos han constituido una gran línea de investigación en la lucha contra el SARS-CoV-2. En los primeros meses de pandemia ganó protagonismo el antiviral Veklury, conocido como remdesivir, pero hoy en día, la cartera de antivirales contra la covid es más completa. Estas terapias han demostrado su seguridad y efectividad. Según la estrategia de la Unión Europea sobre Opciones Terapéuticas contra la covid se deben usar cuanto antes tras el contagio; sin embargo, no hay agilidad en su autorización».

El Comité de Medicamentos de Uso Humano de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) emitió un aviso el 16 de diciembre pasado permitiendo a los Estados miembros de la Unión Europea el suministro y el uso de Paxlovid para uso de emergencia en el tratamiento de covid de intensidad leve a moderada, en sujetos adultos y pacientes pediátricos –de 12 años de edad o mayores que pesen al menos 40 kilogramos–, que den positivo en las pruebas de SARS y que presenten un alto riesgo de enfermar gravemente, incluyendo la hospitalización o la muerte. Seis días más tarde, el homólogo estadounidense resolvía concederle también el Uso de Emergencia a este antiviral.

El Partido Popular ya le transmitió sus inquietudes sobre esta cuestión a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, durante la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados celebrada el pasado 16 de diciembre. Ana Pastor, vicesecretaria de Política Social del Partido Popular, insistía en los tratamientos con anticuerpos monoclonales. «¿Por qué se han autorizado por la Agencia pero no se ha autorizado la comercialización todavía?», le trasladaba. Carolina Darias señalaba que estaban pendiente de «procedimientos europeos de compra centralizada con las comunidades autónomas. La Aemps está trabajando con un grupo de personas expertas clínicas para establecer las recomendaciones, y vigila su eficacia frente a las variantes. Ya hay autorizadas. Por tanto, estamos en ese proceso de compras centralizadas para intentar verlo», comentó.

Tema de seguridad nacional

Esta coyuntura también ha generado la reacción de Vox. El diputado Juan Luis Steegmann ha manifestado a LA RAZÓN su interés de ser «constructivos» para acabar con el virus. «Urgimos a la Agencia Española del Medicamento a que dé rápida traslación de las autorizaciones de emergencia y se asegure un flujo y almacenaje de esto fármacos estratégicos. Este problema no solo afecta a la salud, sino también a la seguridad nacional», apunta. Con respecto al procedimiento de compras centralizadas, Steegmann opina que «produce disfunciones en la oferta del producto. Las vacunas no se repartieron con equidad según los datos de incidencia acumulada o los fallecimientos que se estaban contabilizando en cada país. Se hizo un reparto según el número de población, lo que nos pareció poco justo teniendo en cuenta lo que había sufrido España. El Gobierno no supo defender la posición de los españoles y tememos que con este proceso de compras centralizadas pueda pasar algo parecido».

Ambos grupos parlamentarios coinciden en señalar la posibilidad de que la covid se convierta en una patología endémica para la que se necesiten tratamientos antivirales y vacunas periódicas como ya existen para la gripe.

Retirado un test chino que daba falsos positivos

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) del Ministerio de Sanidad ha emitido una alerta de vigilancia para requerir el cese de comercialización y retirada del mercado de un test de autodiagnóstico para la detección de antígenos de SARS-CoV-2, de la compañía Genrui Biotech Inc (China), debido a «un posible aumento de resultados falsos positivos». La alerta se ha emitido después de que la autoridad competente irlandesa (HPRA) informara a la Aemps del cese de comercialización y de la retirada del mercado de manera voluntaria en su país de dicho producto, denominado «Genrui Sars-Cov-2 Antigen Test Kit», mientras lleva a cabo una investigación debido a «un posible aumento de resultados falsos positivos». Así, la Aemps ha iniciado una investigación y como medida de precaución ha requerido a los distribuidores de este producto en España que lleven a cabo el cese de su comercialización.