La sexta ola deja ya 2,9 millones de contagios, y aún no alcanza el pico

La incidencia a 7 días marca la desaceleración, aunque la de 14 crece hasta 3.397. Los ingresos aguantan

Aunque no es un fenómeno nuevo de esta onda epidémica, la sexta ola sigue manteniendo un perfil muy diferenciado entre las diferentes comunidades autónomas, por lo que es muy difícil extrapolar conclusiones que valgan para todas ellas en este momento. Así, tras el fin de semana la tendencia que se observa todavía a nivel general en España es que la pandemia sigue creciendo. En mes y medio, la sexta ola ha dejado 2,9 millones de contagios debido a la variante Ómicron, cuyo pico estiman los expertos que se produzca por fin la próxima semana.

En su informe de hoy sobre la situación epidemiológica, el Ministerio de Sanidad ha comunicado 331.467 positivos diagnosticados más desde el pasado viernes, de los cuales 36.414 se detectaron en las últimas 24 horas. Debido a ello, la incidencia acumulada en los últimos 14 días (casos por 100.000 habitantes) ha crecido hasta los 3.397,6 (antes del fin de semana era de 3.192, lo que representa un incremento de 205 puntos).

Este indicador se mantiene especialmente elevado en comunidades como Navarra (6.056), País Vasco (5.981), Aragón (5.962), Castilla y León (4.629) y Cataluña (4.417). Diez días después del fin de las Navidades, en todas estas regiones la incidencia acumulada sigue aumentando.

Pero hay dos datos positivos que merecen la pena destacarse. El primero de ellos es que la incidencia a 7 días a nivel nacional está en descenso (hoy se ha situado en 1657), lo que indica que la pandemia se está desacelerando.

La otra buena noticia es que, pese al elevado número de contagios, los niveles de ocupación hospitalaria están aguantando el tirón. Ahora mismo el número de pacientes ingresados en un hospital por Covid-19 es de 18.821 y la tasa de ocupación de camas convencionales del 15,13%. Por su parte, en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) son atendidas 2.251 personas, cuya ocupación sube hasta el 23,83%.

Estas cifras son superiores a las de hace diez días (los ingresos se situaban en el 11,79% y la ocupación en UCI en el 22,06%), pero el 1.259.597 de contagios en este periodo no ha hecho que la situación hospitalaria haya empeorado muy gravemente, como sí ocurrió en otras olas de la pandemia.

No obstante, hay que señalar que la situación en las unidades de críticos es especialmente complicada en Cataluña, donde la ocupación alcanza el 44,11%. La sigue Aragón (32,46%), País Vasco (30,60%) y Baleares (29,31%).

En lo que se refiere a los fallecimientos, Sanidad notificó 234 fallecidos más a causa del virus, con lo que esta semana 462 personas han perdido la vida por la enfermedad. Desde el 7 de enero se han producido un total de 1.059 muertes en España, lo que de media supone unas 100 al día. Es previsible que esta cifra siga en aumento en los próximos días, hasta que se consolide el descenso de los casos en todas las autonomías.

Por grupos de edad, los jóvenes de entre 20 y 29 años continúan liderando la transmisión (4.267 casos por 100.000 habitantes). Les sigue la población de entre 40 y 49 años (4.131), la de 30 a 39 años (4.117) y la de 12 a 19 (4.013).

En la semana del 7 al 13 de enero se realizaron 2.384.565 pruebas diagnósticas en nuestro país, cuya positividad se mantuvo muy elevada, ya que ascendió al 40,34% (no obstante, este valor descendió respecto a la de este viernes, que fue del 40,96 %).