“Sobredosis escalonada” de paracetamol: los riesgos ocultos del medicamento más consumido

Tomar más paracetamol del que se recomienda en un día de forma habitual puede provocar problemas serios de salud e incluso puede llegar a ser letal

El paracetamol es uno de los medicamentos más consumidos y prescritos en el mundo debido a su eficacia y seguridad siempre que se respeten las dosis recomendadas.

También conocido como acetaminofén, es el ingrediente activo en más de 600 medicamentos que tienen actividad analgésica, es decir, para eliminar el dolor, y actividad antipirética, para reducir la fiebre.

Este fármaco, que que se comercializa combinado otros principios activos, fue descubierto en Alemania en 1877 y, desde entonces se ha convertido en uno de los fármacos más usados en Europa y Estados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo incluye, incluso, en el listado de medicamentos básicos necesarios en cualquier sistema de salud.

Son muchas las personas que lo toman de forma cotidiana e incluso piensan que al ser un medicamento habitual y que se puede comprar sin necesidad de receta médica, es inocuo. Pero, en realidad no es así.

Tomar más paracetamol del que se recomienda en un día de forma habitual puede conducir con el tiempo a una sobredosis acumulativa que puede provocar problemas serios de salud e incluso puede llegar a ser letal.

Así lo afirma un estudio, publicado en la revista British Journal of Clinical Pharmacology, que destaca los riesgos ocultos del consumo “escalonado” de este analgésico.

Sobredosis escalonada

Las conclusiones de la investigación se basaron en el análisis de 663 pacientes que habían ingresado en el hospital Royal Infirmary de Edimburgo entre 1992 y 2008 con lesión hepática inducida por paracetamol.

Los investigadores descubrieron que 161 pacientes habían tomado una sobredosis escalonada del medicamento, por lo general, para aliviar muy distintos dolores comunes, como el abdominal, el muscular, el encefálico o el dental.

Esto significa que casi uno de cada cuatro pacientes ingresados en el hospital con insuficiencia hepática inducida por paracetamol había tomado una sobredosis accidental del fármaco mientras intentaba aliviar este tipo común de dolencias.

Además, los 161 pacientes mostraron más probabilidades de desarrollar problemas de necesitar diálisis renal o respiración asistida. También mostraron más posibilidades de morir a causa de sus complicaciones.

Uno de los autores del estudio, el Dr. Kenneth Simpson, comentó lo siguiente de los pacientes que padecen estas “sobredosis escalonadas”: “No han tomado el tipo de sobredosis masivas puntuales y excepcionales que ingieren las personas que tratan de suicidarse, pero con el tiempo, el daño se acumula y el efecto puede ser mortal”.

A menudo, los pacientes que han padecido estos tipos de sobredosis acuden al hospital por el dolor, y no porque crean que hayan tomado una sobredosis. Es por ello, que la investigación reivindica un reconocimiento más rápido de esta situación clínica. “Es muy difícil reconocer los síntomas de una sobredosis acumulativa que puede causar lesión hepática y puede pasar desapercibida para los médicos y pacientes”, añade.

“Estos tipos de sobredosis pueden llegar a ser incluso más peligrosas que una sola sobredosis, caracterizada por el consumo de cuatro o más gramos en una sola ingesta, o unos ocho comprimidos”, concluye el doctor.

Además, de los problemas que puede causar en el hígado, un estudio publicado en la revista Annals of the Rheumatic Diseases concluyó que tomar paracetamol de manera continuada podría aumentar hasta un 50% las probabilidades de tener una úlcera, un 68% más las de padecer un infarto o incluso, un ictus y hasta un 63% más de posibilidades de muerte súbita

¿Cuál es la dosis recomendada?

Los expertos en medicina aconsejan a los pacientes que sigan las recomendaciones de los envases de paracetamol y que no superen la dosis diaria indicada.

La dosis habitual en adultos es de 650 miligramos, cuatro a seis veces al día, o bien de un gramo cada ocho horas. En adultos no se aconseja superar la dosis de 4 gramos diarios.

El paracetamol también se puede utilizar en adolescentes y niños, incluidos niños pequeños. En este caso, la dosis se establecerá en base a la edad y al peso del niño.

En cuanto a las embarazadas, recomiendan consultar a su médico o farmacéutico antes de utilizar el medicamento. En caso necesario, se debe utilizar la dosis más baja posible que reduzca el dolor o la fiebre y utilizarla durante el menor tiempo posible.

En mujeres lactantes, pueden aparecer pequeñas cantidades de paracetamol en la leche materna, por lo que también se recomienda consultar con un especialista.

Casos en los que no se debe tomar el medicamento

Pese a un fármaco seguro si se siguen las recomendaciones de uso, no es una medicación apta para todo tipo de personas.

En concreto, no deben tomar el medicamento las personas alérgicas al paracetamol o a cualquiera de los demás componentes que forman parte del fármaco.

Debido a que se metaboliza en el hígado, se administrar con precaución en pacientes con daño hepático, al igual que en aquellos que están recibiendo medicamentos hepatotóxicos o que tienen nefropatía.

Si padece enfermedad de riñón, corazón o del pulmón o tiene anemia (disminución de la tasa de hemoglobina en la sangre, a causa o no de una disminución de glóbulos rojos); deberá consultar con su médico antes de tomar el medicamento.

En alcohólicos crónicos se deberá tener la precaución de no tomar más de 2 g/día de paracetamol.