El temor a que la viruela del mono se convierta en endémica

España roza ya los 5.000 casos y EE UU se prepara para el peor escenario

Un hombre recibe una de las vacunas contra este virus, en Estados Unidos
Un hombre recibe una de las vacunas contra este virus, en Estados Unidos FOTO: ERIK S. LESSER EFE

España contabilizó ayer 365 casos más de virus de la viruela del mono, con 26 en la comunidad murciana, y se mantiene como el país europeo y el segundo del mundo con más afectados por este brote, del que se ha contagiado ya un total de 4.942 personas, de los que 139 han sido hospitalizados y dos han fallecido. España aglutina casi la mitad de los 11.536 positivos detectados en el continente europeo y el segundo del mundo solo superado por Estados Unidos, que rebasa los 7.100 por esta alerta declarada emergencia de salud pública internacional a finales de julio.

De hecho, las autoridades sanitarias estadounidenses creen que conseguirán contener el actual brote de viruela del mono en Estados Unidos, pero están teniendo «muchas conversaciones» para prepararse en el caso de que la enfermedad se vuelva endémica, según la Casa Blanca.

«Si comunicamos las cosas correctamente, en términos de estrategias para limitar la exposición (al virus), y ponemos más vacunas a disposición de la gente, vamos a conseguir dar grandes pasos para contenerlo», aseguró, en una entrevista con Efe, el coordinador adjunto del equipo de respuesta a la viruela del mono de la Casa Blanca, Demetre Daskalakis.

«Dicho eso, todos somos previsores y hay muchas conversaciones teniendo lugar sobre lo que haremos para ir más allá de la (declaración de) emergencia en el caso» de que la enfermedad se vuelva endémica en Estados Unidos, añadió.

Daskalakis lleva desde el lunes como segundo al mando del equipo de respuesta que el presidente estadounidense, Joe Biden, ha ordenado formar, en parte respondiendo a las críticas de que su Administración no había actuado lo suficientemente rápido para contener el brote.

El experto explicó que, por ahora, la prioridad del grupo de respuesta será asegurar el acceso a test para detectar la enfermedad, asegurarse de que están respondiendo a las necesidades específicas de las comunidades afectadas y mejorar el acceso a vacunas, uno de los puntos por los que más críticas ha recibido el Gobierno de Biden. La semana pasada, las autoridades sanitarias anunciaron que más de un millón de vacunas contra la enfermedad serían puestas a disposición de los estados en los próximos días, de las cuales ya se han entregado 600.000. Además, esperan recibir otras 150.000 dosis en septiembre y vacunas adicionales en octubre y noviembre.

Mientras, España sigue esperando la llegada de 7.000 vacunas más de las 11.400 que adquirió a través de la Hera, la Autoridad Europea de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias, además de otras 200 que compró a un tercer Estado. La ministra de Sanidad señaló que estarían para finales de esta semana. Se unirán así a las 5.000 que las comunidades ya han empezado a pinchar a demanda.