Aumento "alarmante"de la siniestralidad en Cataluña, País Vasco y las dos Castillas

Imagen de archivo de un accidente de tráfico
Imagen de archivo de un accidente de tráfico

La directora general de Tráfico, María Seguí, ha calificado de "alarmante"el aumento de las víctimas mortales en carretera este año en las comunidades autónomas de Cataluña, País Vasco, Castilla y León, y Castilla-La Mancha.

En estas comunidades se han registrado 31, 29, 23 y 19 muertes más en cada una, respectivamente, al año pasado, con unas cifras en las que "absolutamente transparentes", ha dicho Seguí tras la toma de posesión del nuevo director provincial de Tráfico de Avila, Arturo Barral.

"Me preocupan los datos de siniestralidad, que repuntan en algunas comunidades y se contienen en el resto", ha manifestado tras aludir a la actual campaña en las carreteras convencionales.

"En las comunidades en las que podemos actuar estamos actuando", ha subrayado en referencia a las dos Castillas, que en las otras dos comunidades se encuentran transferidas las competencias de Tráfico. En Cataluña y País Vasco "sólo podemos hacer el análisis, pero no la vigilancia ni campañas específicas", ha señalado.

A pesar de estas cifras en cuatro comunidades, la directora de Tráfico ha destacado que España "mantiene reducciones"de siniestralidad, que sitúan al país "en la posición privilegiada"que otorga la Organización Mundial de la Salud, con un nivel "alcanzado con años de antelación sobre los objetivos que el Gobierno se había planteado para 2020".

En el caso de Castilla y León, la responsable de Tráfico ha dicho que los factores que influyen en el aumento de la siniestralidad son los de la edad media de los vehículos, que en los casos donde hay un fallecido llega a los doce años y medio, que "habla de lo obsoleto"que se encuentran, a lo que se une el envejecimiento de la población, ya que "una población más mayor es más vulnerable a un accidente de tráfico".

También ha añadido como factor "mucha circulación que pasa por Castilla y León con destino a otras comunidades, con un volumen de tráfico notable, que en este año también y posiblemente ligado al efecto económico, está aumentando notablemente".

"Tenemos ahí todos los elementos -ha explicado- para que pueda haber más accidentes porque pueda haber más vehículos circulando, pero esos accidentes tengan consecuencias más graves porque los vehículos son más antiguos y porque las personas son más vulnerables".

A esto se añade "el problema de que a día de hoy hay gente que no utiliza el cinturón de seguridad, motoristas que no se pongan el casco cuando circulan, y los conductores que se ponen detrás del volante tras haber ingerido drogas ilegales".