Tecnología

Los trabajos que posiblemente desaparezcan con la robotización

Las nuevas tecnologías en el ámbito laboral pueden reducir tiempos, mermas y abaratar costes pero también puede acabar con algunas profesiones

El Foro Económico Mundial señaló que el 29% de las tareas en el trabajo son realizadas por una máquina y esto pone sobre la mesa un nuevo tema de debate, ¿desaparecerán trabajos con motivo de la automatización? Es un hecho que la nueva era digital, y con ella las nuevas tecnologías, se están instaurando en todos los ámbitos y sectores, incluido el laboral. Esto reduce los tiempos de producción, reduce las mermas y abarata costes pero también tiene sus desventajas, y es que puede llegar a acabar, en algunas profesiones, con el factor humano. Algunas de las personas que ven peligrar sus puestos de trabajo son los camareros o los operarios de industria, por el simple de hecho de que, de aquí a unos años, habrá robots en masa que puedan desempeñar sus funciones.

El IMF Business School ha analizado los posibles trabajos que podrían ser candidatos a desaparecer. El primer oficio con disposición a extinguirse es el de camarero ya que hay muchas posibilidades de que en un futuro sean los robots los que no sirvan la comida en los bares y restaurantes. Lo mismo pasará con los operarios de industria y es que el auge de la industria y de su digitalización implicará que se prescinda del trabajo humano en las cadenas de montaje para usar la inteligencia artificial. De hecho, ya está pasando y en Europa, desde el año 2000, 400.000 puesto de trabajo han sido ocupados por robot aproximadamente.

Los chóferes serán otros de los afectados, cada vez es más tendencia el uso de coches autónomos y, aunque algunos aún son reticentes, cada vez más personas eligen está opción. Este avance tecnológico, lógicamente, tendrá repercusión en el sector profesional del transporte. Esto, además de a los chóferes, también afectará a los maquinistas de tren, metro o cualquier encargado de un servicio de transporte público.

En cuanto al sector de la agricultura, uno de los oficios más antiguos de la historia, también se verá afectado. Las grandes máquinas cosechadoras, los drones para el control de grandes áreas de cultivo o los sensores para recoger información, se han ido incorporando poco a poco acabando lentamente pero sin pausa con muchas de las funciones de las que anteriormente hacían los agricultores. Otro de los trabajos que posiblemente con los años deje de existir es el de cartero. Los e-mails y la mensajería instantánea se ha ido haciendo hueco sustituyendo a las tradicionales cartas. Y no solo eso, cada vez son más las personas que incluso dejan el correo electrónico, el cual supuestamente es más formal, para pasar a enviar mensajes de trabajo por Whatsapp. Por último, el estudio también recoge que la profesión de abogado puede verse amenazada por la robotización, o por lo menos aquellos puestos que implican el procesamiento de documentos o labores rutinarias.

Por otra parte, hay gente que afronta esta automatización y digitalización de forma optimista y prevén que la inteligencia artificial sustituya algunos puestos, pero que se creerán otros nuevos y mejores durante el periodo de transición. Además, se considera que profesiones como plomeros, electricistas y todos aquellos que reparan averías, seguirán siendo altamente requeridos.