Así es la mascarilla de Apple contra el coronavirus

Se llama Apple Face Mask y ha sido creada por el mismo equipo que trabaja en el iPhone y el iPad

La inestabilidad provocada por el coronavirus también ha llegado a Apple. El pasado 24 de agosto, el gigante tecnológico decidió cerrar todas las Apple Store de la Comunidad de Madrid como consecuencia del incremento de los casos en la región, que en las últimas jornadas superan los 1.000 contagios diarios. Así, tal y como informó en un comunicado, “debido a las condiciones actuales, estamos cerrando temporalmente las tiendas en estas áreas”. Es el caso también de Zaragoza, cuya única tienda ya permanece cerrada desde principios del mes de agosto. 

El objetivo está claro: frenar la propagación del virus. Algo para lo que muchos esperaban una medida más contundente y práctica que, finalmente, ha llegado la noche de este miércoles. Según recoge el portal Macrumors, la compañía ya está produciendo sus primeras Apple Face Mask y Apple ClearMask, aunque únicamente para sus empleados.

Si bien es cierto que los de Cupertino, previamente, ya habían creado un protector facial para médicos y hospitales, ahora han tomado la decisión de proteger a los suyos. Este nuevo invento ha sido desarrollado por el mismo equipo de ingenieros y diseñadores industriales que se trabajan en el iPhone y el iPad.

Por un lado, la Apple Face Mask está compuesta por tres capas que filtran las partículas entrantes y salientes, por lo que protege tanto al trabajador como al cliente. Además es lavable y se puede reutilizar en hasta cinco ocasiones. Por otro lado, la Apple Clear Mask, diseñada por la Universidad Gallaudet, es la primera mascarilla quirúrgica aprobada por la FDA (Food and Drug Administration) que es completamente transparente. Es decir, enseña la cara en su totalidad para que la comunicación con personas con problemas de audición sea óptima.

En ambos casos, se cumple con los cánones estéticos de la compañía: color blanco de la casa, forma triangular para que nos empañen las gafas y adaptabilidad única a la cara. Para ello, ha realizado una investigación exhaustiva con el fin de localizar los mejores materiales del mercado.

Cabe recordar que Apple ya ha dejado claro que no va a comercializarlas, sino que únicamente la distribuirá internamente entre sus trabajadores. Por el momento, se comenzarán a repartir entre los que trabajen en Estados Unidos, en un plazo de dos semanas. En cambio, para los clientes que entren, en el caso de que no porten sus propias mascarillas, se les entregará una convencional. ¿Y para España? Por el momento, se desconoce si llegarán a las tiendas nacionales.